El sabor al pilpil triunfa en Trobika

Aitor, Bizipoz, Igor, Itzi, el pequeño Oier, Josean y Antoine, posan con su vistosa y suculenta cazuela.

El barrio mungiarra celebra la 53ª edición del concurso de bacalao como arranque a sus festividades de San Ignacio

Un reportaje de Patxi Arostegi - Domingo, 29 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Cocinar un suculento bacalao al pilpil requiere de mucho arte y conocimiento, una suerte de precisión alquimista y culinaria. Hay que echarle mucha mano, conocimiento y habilidad a esta cazuela por excelencia, que en la mejor de sus versiones ofrece al comensal indescriptibles y cremosos bocados de mar. Ayer las campas que rodean la ermita de Santi Mariñe fueron testigo de la elaboración de este plato con la celebración de la 53ª edición del concurso de bacalao al pilpil de fiestas del barrio de Trobika de Mungia y que sirvió también de arranque de unas festividades que rinden honor a San Ignacio hasta el próximo martes.

Una decena fueron las cazuelas que se presentaron a este veterano certamen, con tanta solera como el de sukalki de la localidad, en lo que años de celebración se refiere.

Así, los más madrugadores comenzaron la elaboración de este suculento plato hacia las 8.00 horas, con la instalación de sus carpas que sirvieron de improvisadas cocinas y organizarse las distintas labores culinarias.

Desde la organización Iker Zabala explicaba que en el origen este concurso gastronómico estuvo en su día protagonizado por “las familias de baserritarras del barrio y lo hemos seguido sus hijos, como yo mismo, que hemos continuado con esta bonita tradición”. Sin embargo, lamentaba que con el paso de los años el evento ha perdido convocatoria y les resulta complicado “captar gente nueva”. “El bacalao además, es un producto algo caro y no es fácil de preparar”, argumentó. A pesar de ello, Zabala confiaba en poder reunir a un buen número de cuadrillas y familias en unas fiestas especiales para este coqueto y bucólico barrio mungiarra. “Esperamos que venga bastante gente, sobre todo, el día del concurso de tortillas que atrae muchas familias y txikis”, expresó.

Una de las cuadrillas participantes fue la formada por Aitor, Igor, Itzi, Oier, Josean y Antoine que para las 9.00 de la mañana ya habían montado la carpa y dado el “primer calentón” a los lomos de bacalao en la cazuela para después disfrutar de una merecido hamaiketako.

“Cada año invento algo nuevo porque no me acuerdo mucho lo que hice el año pasado. Me gusta improvisar”, explicaba el chef Aitor, mientras daba unos meneos a su colorida cazuela. Según relataba este veterano cocinero, es toda una tradición familiar acudir a este certamen, dado que ya sus padres participaron hace años en el mismo. “Para mí, más allá del concurso, lo importante es pasarlo bien y juntarme con la cuadrilla”, señaló.

A pocos metros de este grupo de amigos, Fernando Arévalo se concentraba en lograr el equilibrio perfecto en el líquido elemento que abrazaba las tajadas de bacalao. Arévalo es todo un veterano en lo que a este tipo de concursos se refiere. No en vano, debutó en uno de bacalao al pilpil con solo 11 años, y lo ganó, y hace solo tres ganó la txapela del concurso de Euskadi. “En mi opinión, la clave para hacer un buen bacalao es tener un producto de calidad y fresco. Yo tengo suerte, porque se lo compro a una empresa de Elgoibar que vende un bacalao de primera calidad”, explicaba convencido de que lograría el primer puesto en el certamen disputado ayer en el barrio de Trobika.

Sobre las 13.30 horas, los concursantes fueron uno por uno entregando las cazuelas al jurado, hasta completar la decena de participantes.

Julian, que ejerció con otro compañero las labores de jurado, resumía en tres los criterios aplicados en la evaluación de los ricos platos. “Nos fijamos, sobre todo, en si el bacalao está bien hecho, la salsa ligada y que la presentación general de la cazuela sea la adecuada”. Tras la presentación de las cazuelas y su degustación, la fiestas de San Ignacio prosiguieron con actividades como hinchables, un campeonato de tiragomas y la actuación de varios DJ.

Las frases

Secciones