Tras la retirada de Duma Investment

La jueza se decanta por Sagona para reactivar Talleres Gometegui

Instalaciones de Talleres Gometegui en Laudio. (S. Martin)

El auto condiciona la adjudicación a que el inversor alavés mejore algunos puntos de su oferta para asegurar el pago de las deudas

A. Legasa - Domingo, 29 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO. El juzgado Mercantil número 1 de Vitoria ha emitido un auto, al que ha tenido acceso DEIA, decantándose por Sagona Industrial como comprador más adecuado de la empresa de Laudio Talleres Gometegui. Tras la retirada de Duma Investment de la puja quedaban sobre la mesa las opciones de Transportes Acha Cargo y la de la propia Sagona, que es la única que convence a la jueza. Aun así, se pide un esfuerzo económico extra al nuevo inversor para asegurar la viabilidad del proyecto.

La empresa de Laudio Gometegui, dedicada a la instalación y fabricación de bienes de equipo de gran tamaño, entró en concurso de acreedores el año pasado con cerca de 90 trabajadores en plantilla, de los que una treintena ya han abandonado la compañía. Tras el acuerdo alcanzado con los trabajadores parecía que Duma Investment contaba con todas las cartas para hacerse con el control de Gometegui, pero finalmente este grupo de empresarios optó por alejarse del proyecto.

Quedan dos ofertas en pie, una de ellas la de un grupo de empresarios vinculados a la firma bilbaina Transportes Acha Cargo, realizada a través de la instrumental Gometegui Advance, y la otra la de la sociedad alavesa de equipos industriales Sagona, con sede en Gasteiz.

En este caso la jueza María Teresa Trinidad se decanta en su auto por la segunda de las opciones, que pese a manejar cifras económicas más modestas incluye aportaciones inmediatas para cubrir parte de las deudas de Gometegui. El auto, de 14 páginas, subraya que la oferta de Sagona es “superior y mejor” que la de su competidor. Incluso asevera que el plan de compra propuesto por los socios de Gometegui Advance es “manifiestamente insuficiente” para autorizar la venta de los activos de la empresa incluso aunque esta fuese la única oferta sobre la mesa.

En ese sentido, la jueza muestra también ciertas reservas respecto a los planteamientos de Sagona, y somete la adjudicación definitiva a algunos condicionantes, dirigidos sobre todo al pago en efectivo y al contado de las cantidades ofrecidas para cubrir deudas.

En la parte dispositiva del auto se selecciona al grupo Sagona Industrial para hacerse con la unidad productiva de la compañía de Laudio, aunque se remarca que la adjudicación está condicionada a que el comprador modifique su oferta para adecuarla a los requisitos exigidos. Si finalizado el plazo para ello Sagona no modifica su oferta en principio la adjudicación se paralizará y Talleres Gometegui correrá serio riesgo de ir a liquidación.

En el plano laboral, tras la salida de algo más de 30 trabajadores el acuerdo que alcanzaron Duma y el comité aseguraba la continuidad de los 60 operarios que quedan en plantilla. Pese a la marcha de Duma, Sagona tiene previsto mantener la validez de aquel acuerdo, según recoge la jueza, y por tanto en principio los puestos de trabajo estarían asegurados con la llegada del nuevo comprador, si bien fuentes laborales indican que Sagona no ha transmitido de momento más detalles al respecto. Por su parte, LAB ha denunciado “falta de información” en la oferta de Sagona, tal y como se indica en el auto.

Secciones