En un acto en Gasteiz

El PNV reivindica el acuerdo frente al “modelo bronco” de la política estatal

Ortuzar asegura que su partido seguirá “dando estabilidad a las instituciones” para que “las cosas salgan adelante”

C. C. Borra - Domingo, 29 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO. Un día después de erigirse en la única formación del Congreso de los Diputados que apoyó el techo de gasto para 2019 junto al Grupo Socialista, lo que no evitó que esta medida decayera ante el rechazo o abstención del resto de partidos, el PNV reivindicó ayer la vía del diálogo y el acuerdo. Fue el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, quien puso distancia frente al modelo “bronco y estéril que se vive demasiado a menudo” en la política estatal. “Ese no es nuestro estilo”, zanjó.

Ortuzar se pronunció en estos términos durante un acto celebrado en Gasteiz para presentar las candidaturas de Ramiro González a la reelección como diputado general de Araba, y de Gorka Urtaran a alcalde de Gasteiz. Precisamente, el presidente jeltzale destacó que ambos candidatos representan el “modelo PNV” de hacer política, basado en “el diálogo y el acuerdo”. Reivindicó por ello esta forma de actuar frente a los “liderazgos unipersonales, broncos y de ordeno y mando que parecen estar de moda”.

Explicó que esta actitud ha dado frutos como el acuerdo para el incremento de la cuantía de las pensiones, pactado por el PNV con el anterior Gobierno liderado por Mariano Rajoy, y que ahora aplicará el Ejecutivo del PSOE. Agregó que “a veces parece que vamos a contracorriente” y que la formación jeltzale “se equivoca” al optar por la vía del diálogo, dado que algunos piensan que “el enfrentamiento y el ataque resultan más rentables”.

No obstante, aseguró que eso “no es así”. El presidente del EBB puso como ejemplo el mencionado acuerdo para el aumento de la cuantía de las pensiones, una medida que, aseveró, se debe “única y solamente a la templanza y capacidad de entendimiento” del PNV.

Respecto a los objetivos de déficit presentados por el Gobierno español, que el pasado viernes decayeron en la Cámara Baja al contar únicamente con el apoyo del PSOE y el PNV, Andoni Ortuzar lamentó que el resto de formaciones hayan “antepuesto” sus intereses particulares a las necesidades de la ciudadanía. Admitió que tras lo ocurrido en esa votación “parece que las cosas no van a ir bien” en lo que se refiere a los presupuestos generales del Estado del próximo año, aunque manifestó que la “insistencia” del partido que preside “permitirá que, aunque todo vaya mal y no haya acuerdo entre los partidos españoles, hoy haya Presupuestos y una suficiente certidumbre económica”.

Ciudadanos de segunda

El dirigente jeltzale contrapuso además esta forma de actuar a la del nuevo presidente del PP, el recién elegido Pablo Casado, del que lamentó que se esté dedicando a “llamar a colocar banderas en los balcones” y a plantear una “tramposa” propuesta de reforma electoral para tratar de reducir la capacidad de influencia de las formaciones nacionalistas sobre las políticas estatales.

Ortuzar denunció que, en el caso de que se lleve a cabo finalmente esta medida, se produciría un “castigo” a los vascos, que serían tratados como “ciudadanos de segunda”. Por ese motivo, durante el acto político celebrado ayer en Gasteiz advirtió de que si esta reforma se acaba aplicando, el PNV “se lo restregará por la cara al PP vasco”.

El presidente del EBB advirtió por último de que esa vía “no lleva a ninguna parte”, y aseguró que su formación seguirá actuando como hasta ahora, “promoviendo acuerdos y dando estabilidad a las instituciones”. “Ahora que todos se pegan por ser el más de derechas o el más de izquierdas, nosotros ponemos a Euskadi en el centro de nuestra actividad política”, manifestó.

Respecto a las candidaturas del PNV en Araba, destacó que Urtaran “supo restaurar la convivencia y acabar con la obsesión” del anterior alcalde, Javier Maroto (PP), por “dividir a la ciudadanía manipulando los sentimientos”. En el caso de González, puso en valor su capacidad para “estar siempre presente en los cuatro rincones del territorio” y “colocar los intereses de Araba en el eje de la acción política del PNV”.