Estudio sobre la migración de aves

La isla de Izaro se coloca como punto clave en la migración de aves

El paraje de Bermeo será estudiado por su importancia ornitológica por Aranzadi y Urdaibai Bird Center

Deia - Lunes, 30 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bermeo - El Departamento de Ornitología de la Sociedad de ciencias Aranzadi y Urdaibai Bird Center han presentado esta semana un proyecto pionero en la costa cantábrica: enviar a la isla de Izaro a cuatro personas que vivirán en este paraje el mes de agosto para conocer la importancia de este emplazamiento para la migración posnupcial de las aves. Esta iniciativa cuenta con la ayuda del Gobierno vasco, la Diputación de Bizkaia y el Ayuntamiento de la localidad.

La isla de Izaro es un pequeño islote situado frente a la desembocadura del río Oka, en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, en Bermeo. Es por ello el primer punto de tierra firme para un ave migrante que, procedente del Cantábrico, entra en la Península por esta zona. En este contexto geográfico, Izaro resulta un lugar estratégico y muy interesante para estudiar la migración de aves a través del Cantábrico.

El papel de las islas como puntos de parada para las aves migratorias está siendo estudiado intensamente en el Mediterráneo, a través de iniciativas como el proyecto Piccole Isole. Con este proyecto iniciado en 1988, se pretende investigar y profundizar en la importancia de las pequeñas islas mediterráneas durante la migración de las aves. Las investigaciones llevadas a cabo en este proyecto han reportado datos muy interesantes que han contribuido de manera significativa a mejorar el conocimiento sobre la migración de las aves.

El objetivo de este proyecto es profundizar en el conocimiento sobre la migración de pequeñas aves a través del mar Cantábrico. Específicamente, se plantea una campaña de anillamiento en la isla de Izaro con el fin de saber en qué condiciones viajan estas aves y la razón exacta de sus paradas en la isla.

Para ello, durante el mes de agosto cuatro personas vivirán en la isla. Allí pasarán día y noche anillando aves y haciendo turnos. Estas personas, en su mayoría amantes de la ornitología, el anillamiento científico y la biología, vienen de diferentes partes del Estado a trabajar en la isla: Extremadura, Menorca, Madrid, Andalucía, Navarra y Bizkaia. Un anillador responsable de Aranzadi se encargará de llevar a cabo el proyecto durante su estancia en la isla.

Se prevé llevar a cabo el muestreo desde el 1 de agosto hasta el 31 de agosto. Durante la estancia en la isla las personas integrantes del equipo se alojarán en una tienda de campaña. - DEIA

En corto