Biribilketa

La jubilación, aquí y en Rusia

Iñaki Gonzalez

Por Iñaki González - Lunes, 30 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

EN todas partes cuecen habas. No sé si sabrán que el respaldo social que proporciona provocar y ganar una guerra y organizar con éxito un evento internacional se va por el desagüe en cuanto se propone tocar las pensiones. Le ha pasado a Vladímir Putin. Todo el aumento de apoyo popular que obtuvo con la secesión/invasión de Crimea y su posterior anexión a Rusia y con la celebración de la Copa del Mundo de fútbol se le está quedando en nada tan pronto ha propuesto retrasar la edad de jubilación de sus conciudadanos. ¿Les suena? Pues aún hay más. Los rusos se jubilan por ley en la actualidad a los 60 años;las rusas, a los 55. Ahora, el presidente se ha sentido fuerte y está promoviendo un cambio legal que retrase esas edades a los 65 y los 63 años, respectivamente. Y se le está yendo la simpatía por el sumidero y el respaldo popular, que alcanzó un 77% en marzo pasado cuando arrasó en las elecciones, se ha desplomado este mes al 49%. La pérdida de poder adquisitivo de los ciudadanos ha sido generalizada también en Rusia y los fondos para sostener el sistema de pensiones lo han notado. Hablamos de Rusia pero podríamos hablar de Euskadi. Aquí la jubilación ya se ha retrasado y las cuentas de la Seguridad Social siguen sin dar. Nuestros pensionistas están en la calle pidiendo incrementos, que es lo que les toca. Esta semana proponía el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, garantizar el poder adquisitivo de los jubilados con un sistema complementario de pensiones. En las respuestas, bastante dogmatismo y teoría. Pero una cosa es predicar y otra dar trigo. Y para eso hay que sembrarlo, regarlo y cosecharlo. No sermonearlo.

Secciones