la asociación vizcaina se desmarca

Los pensionistas de Bizkaia muestran su pesimismo ante la cita con Valerio

La ministra de Trabajo recibe hoy a la plataforma estatal de pensionistas, una reunión de la que se desmarca la asociación vizcaina y de la que los jubilados esperan pocos avances

Adrián Legasa - Martes, 31 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Los pensionistas vizcainos volvieron a movilizarse ayer como hacen cada lunes durante los últimos meses, en este caso en vísperas de la reunión que mantendrá la plataforma estatal con la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. Entre los jubilados que se concentraron frente al Ayuntamiento de Bilbao había en general poca confianza en que el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez vaya a darles lo que piden a corto plazo, por lo que anuncian que mantendrán el pulso en la calle las próximas semanas. La principal agrupación de pensionistas de Bizkaia ni siquiera acudirá hoy a la reunión de Madrid, en la que sí estarán algunos pensionistas vascos a título individual.

En un día muy caluroso y en pleno puente con motivo de la festividad de San Ignacio que se celebra hoy, cerca de un millar de jubilados se mantuvieron ayer fieles a su cita en las inmediaciones del consistorio bilbaino para reclamar una prestación mínima de 1.080 euros y la recuperación del IPC como referencia permanente de revalorización anual. En ese sentido, recuerdan que la paga que han recibido recientemente haciendo efectiva la subida del 1,6% incluida en los Presupuestos ya supone una descompensación respecto a la inflación actual, del 2,2% en julio, según hizo público el INE ayer.

El colectivo de Bizkaia advierte de que mantendrá las protestas al menos durante todo el mes de agosto, incluida una manifestación el día 20, aunque el cambio de gobierno en Madrid ha generado distintas opiniones entre las asociaciones sobre la estrategia a seguir. En ese sentido, la agrupación de Personas Jubiladas de Bizkaia (PJB) ha decidido desmarcarse del camino trazado por la coordinadora estatal, a la que acusan de responder a determinados intereses partidistas. Por ello, la PJB no acudirá como tal a la reunión prevista hoy entre la coordinadora estatal y la ministra Valerio, a quien los pensionistas vizcainos han solicitado una cita aparte para la que todavía no hay fecha.

Hay que tener en cuenta que el colectivo reclama en Euskadi, además del blindaje de las pensiones con el IPC, un nivel mínimo de 1.080 euros, reivindicación que no figura como tal entre las peticiones que trasladará a la ministra la plataforma del Estado, un ámbito con prestaciones en general más bajas que en Euskadi.

“Dentro de la coordinadora estatal hay gente interesada en cargarse al nuevo gobierno. Acudir a la reunión de mañana supondría romper la unidad de los pensionistas”, señalaron ayer los portavoces de la agrupación vizcaina, que dieron a entender que la plataforma estatal pretende utilizar las pensiones para tumbar al Ejecutivo de Pedro Sánchez con la vista puesta en las próximas elecciones. “Gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden”, recordaron en referencia al lema que ha popularizado el colectivo.

“sin siglas” Una de las asistentes a la concentración, Carmen Zuazabal, explicó a DEIA que el deseo mayoritario entre los pensionistas vascos es mantenerse al margen “de siglas y banderas”. “Esto siempre ha sido sin siglas, por eso ha funcionado”, indicó esta pensionista, que se mostró muy escéptica con las concesiones que podría hacer hoy la ministra de Trabajo. “Hasta que no se acerquen las elecciones el nuevo Gobierno no se va a mover mucho”, aventuró.

En esa línea, también Gerardo se reconocía pesimista ante la cita con la ministra y los cambios que pueden llegar a corto plazo. “Si los partidos no se ponen de acuerdo para casi nada, para esto que además les supone dinero mucho menos”, indicó este pensionista bilbaino. “Solo estamos reclamando lo que nos corresponde, nada más. La gente se está implicando y creo que los pensionistas estamos dando ejemplo para que los demás también luchen y reclamen lo suyo. Vamos a seguir peleando”, advirtió.

La Seguridad Social ha pagado hace unos días una pequeña paga extra a los más de nueve millones de pensionistas del Estado correspondiente a la diferencia entre el 0,25% de subida inicial y el 1,6% pactado en las cuentas estatales entre PP y PNV, que en el caso de la CAV ha supuesto de media unos 125 euros. “Nos lo han dado todo junto para que parezca más, pero no somos tontos. Es insuficiente”, dijo Zuazabal. “Para lo que quieren ya tienen recursos. Para sus pensiones vitalicias ya sacan dinero”, añadió Carmen Bajo.

“Algo ya hemos conseguido, pero hay que seguir en la pelea. Sobre todo por los jóvenes. Para los años que me quedan yo me arreglo con lo que tengo, pero ellos a este paso se van a quedar sin nada”, advirtió Pedro Martín.