la guerra del taxi contra las licencias vtc

“Una huelga no es por capricho”

La línea de Bizkaibus al aeropuerto no pudo atender toda la demanda extra generada (Oskar González)

En una ciudad con muy poco tránsito, gran parte de los ciudadanos respaldó a los taxistas

Un reportaje de Iñaki García - Martes, 31 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

ANTES de que los taxis inundasen el Ensanche, Bilbao amaneció en calma. Muchos ciudadanos, aprovechando el puente, habían dejado atrás villa, y sumados a los que habitualmente dejan la capital vizcaina, el entorno era bastante calmado. En este contexto, las paradas de taxis de todo el área metropolitana se encontraban desde primera hora de la mañana desiertas, aunque tampoco parecía haber demasiados usuarios a los que transportar.

Cuando la marcha de taxis llegó al centro de la villa, gran parte de los presentes, bilbainos y turistas, se preguntaban el por qué de los pitidos emitidos como protesta desde los coches. Sin embargo, entre los que sí conocían la situación la postura general era favorable a los huelguistas. “Cada uno lucha por sus derechos. Si hacen huelga no es por capricho”, aseguraba el bilbaino Guillermo.

Para las personas que conocen el mundo del taxi la situación es preocupante. Moisés, un antiguo taxista, afirmó que la situación es insostenible. Mientras que para conseguir una licencia de taxi hay que “enfrentarse a un examen municipal y pagar un dineral”, los conductores de vehículos VTC apenas “tienen requisitos”. Además, considera que por la forma en que tributan los impuestos compañías como Uber y Cabify la competencia es “desleal”. También existen ciudadanos contrarios a la postura de los taxistas. Desde sectores liberales se pone énfasis en desregular el mercado para modernizarlo. Iván Pérez suscribió esta postura a medias, cree que debe existir un “libre mercado”, pero tiene que estar regulado hasta cierto punto.

Pese a la tranquilidad en la que se sumió ayer la villa, cerca de las 12.00 del mediodía, antes de que la marcha de taxis llegase a Moyúa, hubo serios problemas para acceder al autobús que va al aeropuerto. Se había acumulado demasiada gente en la parada situada delante del edificio de Hacienda.

Turistas afectados Bizkaibus tuvo que reforzar el servicio y enviar una unidad más para transportar a los viajeros que se amontonaban frente a las puertas del autobús.

Los turistas fueron los que más notaron la falta de taxis. Roberto Martínez y Silvina Calleri, una pareja de rosarinos que se encontraba visitando Bilbao, subrayaron que, a pesar de que ayer no habían tenido demasiados problemas para moverse por la villa, hoy sí que iban a encontrar más dificultades. “Tenemos que desplazarnos a Termibus desde el hotel y tendremos que hacer el recorrido en metro”, explicó Roberto. Silvina añadió que iban a “tener que caminar más y con el taxi sería más cómodo”.

Secciones