jornada de huelga

Los taxistas vizcainos secundan hoy otra huelga contra los VTC

“El que va a desconvocar esto es el Ministerio”, subrayan desde la Federación Vasca del Taxi

J. Fernández - Miércoles, 1 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Calculan que cada jornada de huelga ha supuesto dejar de facturar entre 65 y 150 euros, según la zona, el horario y la carga de trabajo. Sin embargo, por solidaridad con los compañeros de aquellos lugares donde sí operan los VTC (Vehículos de Transporte con Conductor), los taxistas vizcainos seguirán hoy de huelga y volverán a dejar huérfanas las paradas. Mantendrán sus servicios mínimos de urgencia para hacer traslados gratuitos a personas que necesiten acudir a un centro hospitalario, por ejemplo. O como han hecho estos dos últimos días, transportar de balde hasta la capital vizcaina a decenas de pasajeros cuyos aviones aterrizaron con retraso. Y si nada cambia y el servicio reforzado de autobús que cubre ese trayecto no amplía su horario, hoy volverá a ocurrir lo mismo.

Desde la Federación Vasca del Taxi, su presidente, Borja Mussons, avanzaba ayer que la intención es mantener la presión en la calle. La pelota está en el tejado del Ministerio de Fomento. De hecho, sigue ahí después de las varias reuniones infructuosas entre el sector, la patronal de los VTC mantenidas estos dos últimos días. “No ha habido ni un solo cambio. No hemos sacado nada en estos dos días. A ver si con tres y si no con cuatro…”, apostillaba en declaraciones a DEIA. “El que va a desconvocar esta huelga es el Ministerio. No nosotros. Ellos nos están marcando los días que tenemos que estar de huelga. No hemos parado dos días para que ahora se pongan de perfil...”, agregaba.

Hoy, primer día de agosto, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, presidirá la reunión extraordinaria de la Conferencia Nacional de Transportes con el propósito de identificar aspectos y medidas, a nivel estatal y autonómico, que puedan ser susceptibles de modificación “para mejorar la competitividad, la competencia, la prestación de los servicios y la coordinación en el ámbito urbano e interurbano de la actividad desarrollada por las distintas modalidades de transporte de viajeros en vehículos de turismo”, describían fuentes del Ministerio.

Y ya en septiembre, Fomento tiene previsto convocar a los principales ayuntamientos del Estado a una reunión para abordar la problemática que afecta al sector. Los taxistas, sin embargo, no tienen pensado detener sus reivindicaciones y seguirán luchando por conservar sus habichuelas. El caso vasco es particular porque en la CAV no operan las compañías de la discordia, Uber y Cabify, aunque sí existen licencias VTC. En concreto, tal y como apuntaban desde el Gobierno vasco, son 83 en total: treinta en Bizkaia, 29 en Araba y 24 en Gipuzkoa, territorio este último en el que sus taxistas desconvocaron ayer la huelga.

Tal y como reconocía Mussons, “no tenemos un problema con esas compañías hoy, pero igual sí lo tenemos en septiembre o en octubre… En cualquier momento podemos tenerlo. Nosotros nos queremos adelantar a todo esto y hacer piña con todos los compañeros del Estado que están en pie de guerra como nosotros. Vamos a por todas hasta que nos den una solución”, zanjaba el presidente de la Federación Vasca del Taxi a la conclusión de la asamblea celebrada ayer en el aeropuerto y en la que se decidió por absoluta unanimidad continuar con las reivindicaciones y, además, organizar una nueva marcha de protesta para hoy.

Esta vez, describía Mussons, la caravana de taxis saldrá de nuevo desde La Paloma pero se dirigirán hacia Getxo para tomar Zugatzarte y entrar a Bilbao por la carretera de la ría. La salida está prevista entre las 9.00 y las 10.00 de la mañana, y la duración del recorrido dependerá de factores ajenos a los convocantes, apostillaba. El colectivo vasco de taxistas no oculta que tiene “ganas de que esta situación se resuelva porque nos jugamos mucho, pero además, nos debemos a los usuarios y no les queremos perjudicar”, indicaba Iñaki Pardo, de RadioTaxi.