El momento Guruzeta

Berizzo maneja la idea de hacer un hueco al donostiarra en la primera plantilla, por lo que pasaría a activar su contrato hasta 2021. Oviedo y Zaragoza, atentos por si sale cedido

Pako Ruiz - Jueves, 2 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - Gorka Guruzeta (Donostia, 12 de septiembre de 1996) apenas ha gozado de vacaciones este verano. No se lo podía permitir. Sabe que llega su momento. El pichichi del Bilbao Athletic el curso anterior, con una tarjeta de 18 dianas, se ha volcado en no dejar pasar este tren. Por ello, el pasado 1 de junio pasó por el quirófano para someterse a un “refuerzo de la pared abdominal” con el fin de “tratar la patología de pubis” que sufrió durante gran parte de la última temporada. Veinte días después comenzó su particular minipretemporada en solitario en Lezama, con la finalidad de recuperar el terreno perdido por la intervención y llegar el 9 de julio al cien por cien para incorporarse con el resto de la primera plantilla a las órdenes de Eduardo Berizzo, que le ha proporcionado la oportunidad de reivindicarse. El anuncio le puede llegar en breve. La idea que maneja el técnico radica en ofrecer un puesto al donostiarra en la primera plantilla, lo que supondría toda una recompensa para el ex del Antiguoko, que recaló en la entidad bilbaina cuatro años atrás.

El propio Berizzo lo dejó caer el pasado sábado, una vez finalizada la Copa de las Tradiciones en Duisburgo, en la que el Athletic ocupó la última posición: “Guruzeta es un jugador que tiene una velocidad apta para Primera. Es un jugador físicamente fuerte, que puede jugar en muchas posiciones de ataque”. Semejantes palabras pueden entenderse como una declaración de intenciones, si bien las interpretaciones pueden llevar a equívoco, por lo que habrá que esperar a que el argentino se pronuncie ya sin medias tintas sobre los futbolistas con los que trabajará a lo largo del ejercicio, decisiones que podrían conocerse el fin de semana, una vez que el conjunto rojiblanco haya consumado sus compromisos amistosos frente a la Real Sociedad, el sábado en Irun dentro de la Euskal Herria Txapela;y los dos del domingo en la Opel Cup ante la Fiorentina y el Mainz 05 en tierras germanas.

Una de las incertidumbres las protagoniza el futuro de Guruzeta, una apuesta de presente y futuro. El delantero ha cumplido con creces en este primer mes de pretemporada y ha rendido a un nivel satisfactorio en los amistosos que ha participado (Amorebieta, Barakaldo y Duisburgo), con gol incluido en el choque de Lasesarre, lo que ha acentuado sus opciones de quedarse en el colectivo que gestionará Berizzo, que también debe decretar el devenir de Sabin Merino, al que solo le resta un año de contrato con el club. Guruzeta y el de Urduliz están llamados a competir entre sí por un puesto en el plantel, en el que jugarían el papel de alternativas en ataque a Aritz Aduriz o en banda debido a sus cualidades, adaptables a ambas demarcaciones.

nuevo contrato El donostiarra parece tener ganada la delantera a Sabin Merino, que se quedó inédito en el triangular de Duisburgo. La posibilidad cada vez más cercana de que Guruzeta tenga finalmente dorsal del primer equipo obligará a revisar su vigente contrato, renovado meses atrás pero pendiente de su blindaje en función de su porvenir a corto plazo. En caso de ejercer en el Athletic, el compromiso del delantero se extendería hasta el 30 de junio de 2021, con una ficha de león a todos los efectos. En caso de salir como cedido, firmaría por una temporada más con una especie de contrato híbrido.

Precisamente, son varios los clubes de LaLiga 1/2/3 que se encuentran muy atentos a la decisión de Berizzo sobre Guruzeta. Oviedo y Zaragoza, dos equipos llamados a luchar por el ascenso a la máxima categoría, son dos de los que más interés han manifestado por el jugador, ya que valoran las cualidades del rojiblanco y del que confían sacar un buen rendimiento en una categoría muy exigente.