Y en los semáforos, las marquesinas, en la isla de Zorrotzaurre...

El proceso de recogida de información será ampliado a nuevas iniciativas y la nueva zona urbana de la ciudad

Jueves, 2 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Los contenedores de basura y las unidades de Bilbobus ya están aportando datos en la creación de ese incipiente big data bilbaino. Pero la iniciativa municipal no se queda ahí. Ya se trabaja en nuevos proyectos. El próximo será las nuevas marquesinas que se van a instalar el próximo año a las que se les dotará de electricidad para que se cargue los móviles. “Son las herramientas a través de la cuales se puede saber a que hora te va a llegar el autobús pero también qué eventos existen que pueden suponer un cambio en la ruta o donde se está ofreciendo un concierto”, indica Gotzone Sagarduy.

También relacionado con la movilidad se prevé trabajar en un futuro con los semáforos. El responsable de BilbaoTIK, Manuel Boibal, explica que “tenemos que crear un modelo digital que permita al semáforo su autorregulación. Con la red wifi extendida podemos saber cuántos vehículos hay en la calle y cuantas personas están transitando, el siguiente paso es que el semáforo regule el tráfico real y no ponerse en rojo cuando no hace falta”.

Asimismo, el inminente desarrollo urbanístico de la próxima isla de Zorrotzaurre va a ser un escenario ideal, por la actuación integral desde un principio, para la denominada smartización de la ciudad. Go-tzone Sagarduy detalla que el Ayuntamiento pretende crear “un laboratorio digital que nos sirva luego para desarrollar todo lo que implementemos allí en otras zonas de la ciudad”. Todo ello está relacionado con Zorrotzaure como proyecto urbanístico que atraerá a industrias de tecnología avanzada o la digitalización de las empresa. “De ello también sacaremos beneficio de ello a nivel ciudad”, concluye. - A. G. A.

Secciones