nueva imagen

El acceso al tren en Durango abrirá en septiembre

Tras cubrir la actual entrada y reducir la pendiente de las escaleras

Alain Salterain - Jueves, 2 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Durango - Cada vez queda menos para que el acceso a la estación del tren de Ezkurdi en Durango luzca nueva imagen. Fue en marzo de este año cuando comenzaron los trabajos de mejora en este espacio y cada vez son más visibles que estos siguen su curso. Desde que empezaron las obras, el acceso permanece cerrado y las previsiones apuntan a que para septiembre, como mucho octubre, la estación estará en uso para los viajeros. Durante este tiempo, los usuarios, deben acceder a las instalaciones a través del ascensor o por las escaleras mecánicas situadas detrás de la calle Askatasun Etorbidea. “Se pretende mejorar el servicio a los usuarios, primando la seguridad de las personas y ofreciendo unas instalaciones más accesibles y modernas”, insistieron desde Euskal Trenbide Sarea.

Los trabajos que se están ejecutando cuentan con un presupuesto de 320.000 euros. Estas obras consisten en cubrir el acceso actual y mejorar la escalera existente, reduciendo su pendiente, ampliando los peldaños e introduciendo nuevos rellanos para hacer más cómodo su uso. Además, para remarcar y proteger el acceso a la estación se ejecutará un elemento emergente como un pequeño edificio de acceso, con estructura metálica y cerramiento acristalado. “Para cubrir el pasillo inferior, incluso las escaleras hasta el primer descansillo, se crea una superficie casi horizontal de vidrio y acero utilizando como referencia el cubrimiento de la galería principal de la estación”, explicaron los responsables de ejecutar el esperado proyecto. Desde que se inauguró el acceso han sido continuas las quejas por caídas y resbalones en días de lluvia y uno de los objetivos de estas obras es que se eviten estos incidentes.

Esta actuación es la última parte de unos trabajos que comenzaron a principios de año con la demolición de la vieja estación junto a la urbanización del entorno. Fue en octubre de 2017 cuando Euskal Trenbide Sarea adjudicaba por 868.874,11 euros el contrato de los trabajos de demolición de la vieja estación y acondicionamiento de los terrenos colindantes.