Los manuales para imprimir armas 3D, declarados ilegales en Estados Unidos

Un juez bloquea la difusión de las instrucciones por ser “una probabilidad de daño irreparable”

Jueves, 2 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Washington - La Justicia de Estados Unidos bloqueó ayer la publicación prevista de manuales para imprimir armas 3D, lo que hubiese permitido fabricar armamento casero en virtud de un acuerdo judicial alcanzado por el Gobierno de Donald Trump con un grupo proarmas. La iniciativa había generado una gran controversia y fiscales de varios estados presentaron este lunes un recurso para lograr su bloqueo, lo que finalmente ocurrió.

En su fallo, el juez Robert S. Lasnik, con tribunal en el estado de Washington, dijo que la publicación de los manuales por parte de la organización Defense Distributed, de Texas, supondría “una probabilidad de daño irreparable”.

Defense Distributed, una organización con sede en Texas, anunció sus planes de volver a publicar ayer en su web manuales de instrucciones para reproducir pistolas y rifles en impresoras en tres dimensiones, tras alcanzar un pacto con el gobierno federal. Esa fue la conclusión de una batalla legal de cinco años en la que el Gobierno del entonces presidente Barack Obama (2009-2017) argumentó que esos manuales violaban las leyes de exportación de armas de fuego ante dos jueces federales y de que el Tribunal Supremo se negase a oír el caso.

Sin embargo, en una decisión abrupta, el Gobierno de Trump llegó a un pacto en junio con Defense Distributed para permitir a ese grupo texano volver a distribuir las instrucciones de impresión por internet, tal y como hizo en 2013 antes de que su actividad fuera bloqueada. El acuerdo estableció que esos tutoriales de impresión están aprobados “para publicación de cualquier forma” y que el Gobierno estadounidense pagará los 40.000 dólares de honorarios legales en que incurrió Cody Wilson, el fundador del grupo en el centro de la polémica.

Para la organización Propietarios de Armas en Estados Unidos, este pacto significa “libertad y está acorde con la Segunda Enmienda” de la Constitución estadounidense, que protege el derecho a portar armas, explicó Jordan Stein, director de comunicaciones de este grupo.

“Los que odian las armas siempre quieren centrarse en sus usos ilícitos e ignoran la abrumadora cantidad del bien que hacen. De hecho, las armas de fuego se usan de 16 a cien veces más a menudo para salvar vidas que para quitarlas”, argumentó Stein.

indetectables Uno de los grupos que ha presionado para que imprimir armas 3D en casa no sea legal ha sido el Centro Brady para Prevenir la Violencia de las Armas de Fuego. Su director, Jonathan Lowy, señaló que los principales problemas de estas armas son que no tienen ningún número de serie, por lo que son “imposibles de rastrear” y que son de plástico, es decir, “indetectables” para los localizadores de metales de aeropuertos y edificios. - Efe