Biribilketa

Un carro de excesos

Por Iñaki González - Jueves, 2 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

SÍ, yo también he visto las imágenes de varias decenas de jóvenes de entre 15 y 25 años corriendo tras dos vehículos policiales porque les habían quitado el carro de la música con el que atronaban a vecinos de Algorta en plena madrugada. También les he visto cruzar contenedores, envalentonados por la impunidad de saberse en manada y como medio de mostrar su frustración porque la fiesta, nos pongamos como nos pongamos, tiene que acabar en algún momento. Ese momento es cuando empezamos a exigir de la tolerancia ajena a nuestro ruido más de la que estamos dispuestos a ofrecer en favor de su descanso. Pero lo que no he visto en el vídeo es lo que decía el PP, y algunos medios, sobre que los agentes tuvieron que huir. No sé si fue así, pero en el vídeo no se ve. Parece que no hubo atestados ni de la Policía Municipal ni de la Ertzaintza, así que tampoco debió ser aquello la Comuna de París. Me sorprende que se hayan cargado las tintas hasta el exceso por parte de algunos sindicatos policiales que consideran que lo ocurrido a las 5.45 de la madrugada del martes pasado es fruto de la falta de personal (allí había dos patrullas policiales) y de medios. No sé si están abogando por un despliegue de antidisturbios para incautar un carro de música o si creen que los agentes, en lugar de incautar el elemento que causaba las molestias y marcharse después, debieron disolver a los jóvenes o solicitar refuerzos para hacerlo. Hay un evidente problema de incivismo que no se puede resolver a porrazos ni tratando de crear una alarma interesada que busca el rédito político. Que no se nos vaya del todo la pinza de la proporcionalidad. Moscas a cañonazos, no.