Jai Alai

Retratos

Por Susana M. Oxinalde - Jueves, 2 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

LO peor del retrato de Pablo Casado con los migrantes en el puerto de Algeciras no es ni el cinismo ni el insulto disfrazado de solidaridad y solucionador de problemas estructurales de Europa. Lo peor de ese estrechar sus manos y hablarles mirándoles a los ojos es que ahora Albert Rivera tendrá que presentarse en Cádiz con unas cantimploras de agua y unas mantas térmicas. La falta de complejos ahonda en la pornografía y el interés propio. De su propia mano, sin decírselo, les ha dicho “aquí sobráis”. Hay Salvinis con guante de seda y con la misma poca gracia.