miembro de 'La Manada' detenido por robo

El historial penal de Ángel Boza

Ángel Boza, miembro de 'La Manada'. (EFE)

Fue condenado en 2014 y 2016 por conducir superando la tasa máxima de alcohol, entre otras infracciones

El miembro del grupo de WhatsApp 'La Manada' Ángel Boza, condenado junto a otros cuatro participantes de dicho chat a nueve años de cárcel por abuso sexual a una joven en los Sanfermines de 2016 y detenido este pasado miércoles por el presunto hurto de unas gafas de sol de un centro comercial de Sevilla y arremeter con su coche contra unos vigilantes de seguridad, cuenta actualmente con su permiso de conducir en vigor después de haber cumplido recientemente el segundo periodo de retirada del carné impuesto por incurrir en infracciones de tráfico.

EP - Jueves, 2 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 20:07h.

SEVILLA. Así lo ha aclarado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), en un contexto en el que Ángel Boza ha sido detenido por la Policía Local de Sevilla por un presunto intento de hurto de unas gafas de sol y haber embestido supuestamente con su vehículo contra los vigilantes del centro comercial donde acontecieron los hechos, toda vez que los agentes de la Policía Local hispalense interceptaron a Boza mientras conducía por la avenida Menéndez Pelayo de la capital andaluza, después de haber abandonado el entorno del centro comercial donde habría hurtado las citadas gafas.

Mientras Boza, condenado por la Audiencia de Navarra a nueve años de cárcel por un delito de abuso sexual en una sentencia recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Navarra, sigue a la espera de la finalización de las correspondientes diligencias policiales y su entrega al Juzgado de Instrucción de Sevilla que ejerza las funciones de guardia, el TSJA ha aclarado que sobre el joven ya no pesa la suspensión temporal del permiso de conducción aludida desde el Ayuntamiento hispalense tras su arresto a manos de la Policía Local.

A tal efecto, precisa el TSJA que en los antecedentes judiciales de Ángel Boza figura que después de ser detenido el 23 de mayo de 2014 por conducir un vehículo bajo el efecto de bebidas alcohólicas y desobedecer los requerimientos de la Policía Local de Sevilla para que detuviera la marcha, fue condenado por el Juzgado de Instrucción número 12 de Sevilla a una pena de 32 días de trabajos en beneficio de la comunidad y a la privación de conducir vehículos a motor y ciclomotores por un tiempo de ocho meses y un día, por un delito contra la seguridad vial y una falta de desobediencia.

Dicha condena fue dictada el mismo día de los hechos y, según el TSJA, medió conformidad por parte de Ángel Boza, toda vez que el 18 de enero de 2015 finalizó el periodo de cumplimiento de la mencionada retirada temporal del permiso de conducir.

ABSUELTO DE QUEBRANTAMIENTO DE CONDENA

Merced a dicha condena de fecha 23 de mayo de 2014, según el TSJA, el Juzgado de lo Penal Número 15 de Sevilla le absolvió del delito de quebrantamiento de condena referido a los trabajos en beneficio de la comunidad que le atribuía el Juzgado de Instrucción 12, instancia impositora de la condena, apreciando que "los trabajos empezaron a cumplirse pero el condenado tuvo que dejar de cumplirlos por motivos laborales que se lo imposibilitaban". La sentencia absolutoria, en ese sentido, habría sido dictada el 10 de abril de 2018.

Volviendo a la situación del permiso de conducir de Boza, el TSJA agrega que la madrugada del 1 de febrero de 2016, meses antes de los hechos por los cuales fue condenado a nueve años de cárcel por la Audiencia de Navarra, Boza fue nuevamente interceptado por conducir una motocicleta bajo el efecto de las bebidas alcohólicas y rebasar a gran velocidad un semáforo en rojo, siendo ese mismo día condenado por el Juzgado de Instrucción número diez de Sevilla por un delito contra la seguridad del tráfico y otro delito contra la seguridad vial.

En concreto, y siempre según el TSJA, Boza aceptó una condena firme de multa de 720 euros y ocho meses y cuatro días de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por el delito contra la seguridad del tráfico;mientras por el delito contra la seguridad vial recibió una condena de cuatro meses de prisión y otros ocho meses y cuatro días de privación del derecho a conducir.

El TSJA abunda, finalmente, que la condena incluía la suspensión de la entrada en prisión durante un periodo de dos años, toda vez que "hace pocos días, el detenido retiró personalmente su permiso de conducir de las dependencias judiciales al haber cumplido ya el periodo de retirada" dictado en la sentencia de 2016.

Secciones