El putt aleja a Jon Rahm de la cabeza

Jon Rahm en Akron. (AFP)

No acierta en los greenes en la segunda jornada del Bridgestone Invitational, pero sigue con opciones

Roberto Calvo - Sábado, 4 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO.Jon Rahm abandonó el green del 18 del Firestone Country Club cabizbajo y disgustado y no era para menos porque sentía que había desaprovechado la oportunidad de, al menos, rondar el liderato del WGC-Bridgestone Invitational. Como en el fútbol al que es aficionado, de nada vale dominar si no metes gol. Al de Barrika le ocurrió eso ayer en Akron: mandó sobre el campo, jugó con los hierros de manera espectacular, quizás pegó un poco corto, pero ante todo le faltó el gol, meter los putts. Sobre todo en la primera mitad del recorrido se dejó un montón de golpes por el camino desde distancias medias por apenas centímetros y su tarjeta, claro, lo acabó pagando. Termino la segunda jornada al par, con dos birdies y dos bogeys que resultaron insípidos, cuando perfectamente pudo acabar con cuatro o cinco bajo par de haber tenido más precisión alrededor de las banderas.

Cogió la mayoría de los greenes en regulación, pero le falló rematar la faena, se le escaparon incluso los dos pares 5 y eso le rezagó en la clasificación en una jornada que ya se había puesto exigente. Sigue con opciones porque se mantenía entre los diez primeros del torneo al cierre de esta edición gracias al -6 del primer día, pero el liderato se puso en once bajo par con tipos como Ian Poulter, Tommy Fleetwood y Justin Thomas que no suelen perdonar cuando van con ventaja y huelen la pieza. Rahm abrió con un birdie en el 1 y a partir de ahí llegó una sucesión de pares que pusieron a prueba su aguante.

Salvo en el hoyo 5, tiraba siempre para birdie, pero no había manera de embocar. Luego, llegó otro birdie en el 10 que no encontró continuidad. Tres putts en el 12 y una salida al bunker, completada con un mal approach de tercer golpe en el 17 cargaron su tarjeta con dos bogeys que le recordaron la importancia de no dejar pasar las oportunidades favorables. El 18 fue el resumen. Un gran segundo golpe le dejó un putt de menos de dos metros, pero la bola resbaló por el borde del agujero y no entró.

PGA Championship

Con los deberes de mejorar en el putt, el golfista vizcaino afronta la jornada del movimiento que Poulter, Fleetwood y Thomas afrontan con una ventaja importante, pero no definitiva. Rahm va a seguir siendo agresivo y, en todo caso, estos dos días le pueden servir para afinar de cara al PGA Championship de la semana que viene. Los rectores del golf estadounidense ya anunciaron ayer que Jon Rahm jugará los dos primeros días del último major del año con Justin Rose y Jordan Spieth en un partido de altísimo nivel.

En el campo de Bellerive, en San Luis, habrá otros tríos espectaculares el jueves y el viernes como el que formarán Tiger Woods, Justin Thomas y Rory McIlroy, tres ganadores del PGA Championship, o el de Patrick Reed, Brooks Koepka y Francesco Molinari, los dueños de los tres majors anteriores.

Secciones