El tráfico en la A-8 metropolitana sigue creciendo pese a la Supersur

Más de 91.000 vehículos circulan a diario entre Cruces y Basauri, casi un millar más que en 2016

A. Atxutegi - Domingo, 5 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao -El tráfico en la autopista A-8 a su paso por el Bilbao metropolitano sigue incrementándose, a pesar de la puesta en marcha de la Supersur hace ya siete años. Aunque la apertura de la Variante Sur Metropolitana, unida a la crisis económica, había logrado reducir el número de vehículos que circulaban por la autopista, el año pasado se confirmó una tendencia alcista en el tráfico que ya se inició en 2016. Según los datos de 2017, una media de 91.691 vehículos circulan a diario por la denominada Solución Sur, el tramo que discurre entre el enlace de Cruces y la salida de Basauri.

En 2010, un año antes de la puesta en servicio de la primera fase de la Variante Sur Metropolitana, entre Santurtzi y Larraskitu, la intensidad media diaria de la autopista A-8 en el entorno metropolitano era de 101.485 vehículos. De ellos, un 8,7% eran camiones. La apertura de la Supersur, y la consecuente prohibición para los vehículos pesados de circular por la A-8 a su paso por Bilbao, tuvo un efecto drástico sobre el tráfico en esta autopista, que se unió a los efectos de la crisis económica. Para 2012, el primer año completo con la VSM en servicio, el tráfico diario se había reducido hasta los 92.196, de los que únicamente ya el 5,2% eran camiones.

Esa tendencia a la baja se sucedió durante los años siguientes, hasta alcanzar el pico más bajo en 2015, con 88.782 vehículos al día circulando entre Cruces y Basauri. La situación comenzó a remontar en 2016, impulsada por la recuperación de la actividad económica, cuando la autopista vio crecer su tráfico hasta los 90.923. El incremento se ha confirmado este pasado año, cuando los vehículos volvieron a crecer hasta los 91.691 diarios. El aumento no se ha registrado entre los vehículos pesados, que por el contrario han ido disminuyendo paulatinamente año tras año hasta situarse en el 4,1%.

Estos datos, facilitados por el departamento de Desarrollo Económico y Territorial a EH Bildu, ratifican la necesidad, esgrimida por la Diputación, de dar “una salida natural” al tráfico que hoy en día circula por la Supersur para conectarlo con la AP-68 a la altura de Venta Alta, en Arrigorriaga. De hecho, más de la mitad de esos vehículos tienen su origen o destino en Araba, con lo que el trazado actual, que les obliga a abandonar la Supersur en Larraskitu e incorporarse a la A-8 para poder después desviarse hacia Gasteiz, les penaliza de forma importante. Es más;según explicó el propio diputado de Desarrollo Económico y Territorial, Imanol Pradales, el incremento del tráfico en la A-8 está afectando ya, generando problemas de congestión, en la propia VSM. “Cada vez que tenemos cierta congestión en Malmasín, nos está generando ya un problema en la Supersur”, reconoció. Y es que, cuando el tráfico en la A-8 es intenso, la salida por Larraskitu se ve afectada y, para evitar que los vehículos se queden parados dentro del túnel, este se cierra al tráfico.

La tendencia es similar en todo el tramo de la A-8 que discurre por Bizkaia, entre la muga con Cantabria y el enlace de El Gallo, en Galdakao. El tráfico medio en los 33,4 kilómetros de recorrido en 2017 fue de 77.992 vehículos al día (con un 5,8% de camiones), cifra sensiblemente inferior a la de 2010, que fue de 83.990 (con un 9,4% de pesados). En total, durante todo este periodo los tráficos han disminuido un 1,1%, porcentaje que alcanza el 7,5% en el caso de los camiones. El número de vehículos pesados ha seguido reduciéndose, debido a que la Supersur -que tuvo en 2017 una tasa de crecimiento del 5,7% en turismos y del 9,1% en camiones- continúa ejerciendo su papel de aliviar el tráfico de la A-8 entre el enlace del Puerto y el de Larraskitu.

No todos los tramos de la A-8 cuentan con la misma intensidad de tráfico, que varía entre los 127.342 vehículos al día que circulan entre Sestao y Cruces hasta los 45.579 del tramo Galdakao-El Gallo, con promedios de 75.456 vehículos entre Cantabria y Cruces, y 50.621 en la antigua AP-8 entre Basauri y El Gallo.