MESA DE REDACCIÓN

Las migas de la migración

Asier Diez Mon - Lunes, 6 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

DEBERÍA tomar nota el nuevo viejo Partido Popular -se cree alguien de verdad que habían pasado página de su perfil más rancio- de su antiguo líder, que es un ejemplo de migrante. Tras ser desalojado de La Moncloa, Mariano Rajoy ha batido un récord de inmigración: de Madrid a Santa Pola para tomar posesión de su plaza como registrador de la propiedad, una semana después se coge vacaciones en Galicia y, antes de que le dé tiempo a dar cinco vueltas a Sanxenxo andando rápido, de regreso a Madrid gracias a un traslado exprés a más velocidad que un máster de la Rey Juan Carlos. Hay un anuncio en el metro muy elocuente sobre el drama de la inmigración. La campaña es de Ayuda en acción y denuncia que mientras unos discuten sobre dónde ir de vacaciones hay quien tiene que desplazarse a otro país o moverse dentro del suyo para huir de las guerras y el hambre. Sea quien sea el líder, el PP nunca ha perdido su capacidad para retorcer los temas en los que olfatea que puede ganar votos. La inquina con la que se emplea en el campo de la inmigración, siguiendo por cierto el camino de la ultraderecha europea, es alarmante. Y lo más lamentable es que el discurso cala. Muchos ciudadanos/votantes creen que sobran inmigrantes en nuestras ciudades y que les están robando su presente y su futuro. Desde que ha estallado la actual crisis humanitaria, Euskadi ha acogido a un número de inmigrantes ilegales que supone el 0,04% de la población vasca y no les quieren dar ni las migas.

Secciones