Se duda de su titularidad ante el Leganés

El encaje de Raúl

Berizzo obliga a cambiar de chip al navarro, que podría retrasar su posición o jugar en banda. Se duda de su titularidad ante el Leganés

Pako Ruiz - Martes, 7 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - El Athletic de Eduardo Berizzo se encuentra a dos semanas vista de su estreno en competición oficial. El próximo día 20 llegará la hora de la verdad, con el arranque de LaLiga Santander frente al Leganés en San Mamés. Para entonces el nuevo técnico deberá despejar las pocas dudas que tenga en lo referente al que será su primer once, lo que genera su evidente punto de expectación por tratarse de un proyecto que rompe con el anterior, que ofrece aire fresco con los fichajes y los posibles ascensos de algunos cachorros, que ha levantado cierta ilusión entre la masa social rojiblanca, deseosa de enchufarse al ideario de Berizzo, bien conocido y muy cercano al de Marcelo Bielsa, que tan buen rastro dejó en Bilbao. El debut está a la vuelta de la esquina, pero antes los leones tendrán que afrontar sus dos últimos partidos de preparación el fin de semana de nuevo en tierras alemanas, ante el Hannover y el Augsburgo respectivamente, y en los que el de Cruz Alta mostrará sus intenciones de cara al primer duelo frente al equipo pepinero.

La referencia a seguir es el once que compareció el pasado sábado en el Stadium Gal y que conquistó la Euskal Herri Txapela a costa de la Real Sociedad, en tanto que la segunda unidad no rindió a buen nivel en una Opel Cup marcada por el fuerte calor que azotó Maguncia en un horario impropio, a las 13.00 horas, en pleno agosto. Berizzo ha puesto boca arriba muchas de las cartas de ese primer once oficial, pero se guarda incertidumbres señaladas. La más latente es el encaje que pueda tener Raúl García, que ha visto frenada su progresión esta pretemporada por la leve lesión muscular que sufrió en vísperas del amistoso frente al Barakaldo. El navarro sí trabajó en la concentración en Holanda, pero no jugó ni ante el ADO Den Haag, primero, ni en la Copa de las Tradiciones, en Duisburgo, después. Berizzo no ha querido precipitarse y esperó al pasado fin de semana para que el de Zizur Nagusia se estrenara con sus primeros cincuenta minutos, cinco de ellos en Irun.

Se conoce la capacidad competitiva que aporta Raúl García, pero el modelo Berizzo le obliga a resetearse. Es en este matiz donde emerge el rol que pueda ejercer en la fórmula del argentino, un 4-3-3 flexible, pero que no tiene nada que ver con los planes que aplicaron tanto Ernesto Valverde como Kuko Ziganda, en los que el exosasunista jugaba un papel preferencial y donde explotaba sus virtudes en el área rival. Los números lo delatan. Ha recorrido en los tres cursos anteriores 135 partidos, una centena de ellos en liga, con una tarjeta de 39 goles. El fútbol, sin embargo, entierra muy pronto el pasado y vive de un presente que, en el caso de Raúl, abre un debate en torno a la función que desempeñará en el sistema de Berizzo, quien, en cambio, ha lanzado en sus declaraciones parabienes al navarro, del que opina puede competir en varias posiciones.

Lo cierto es que se pone en cuestión la titularidad de Raúl García frente al Leganés, por lo menos a tenor de lo gestionado hasta la fecha y a la espera de las decisiones del próximo fin de semana en Alemania. El derbi ante la Real desveló que Dani García, Iker Muniain y Unai López liderarían la medular, con Susaeta, Williams y Aduriz por delante. El navarro, por tanto, busca encaje. En Maguncia jugó por detrás del tridente ofensivo, pero también podría ejercer en cualquiera de las dos bandas y el técnico, incluso, no lo descarta como alternativa a Aduriz como ariete en partidos puntuales. Se entiende que es un problema bendito para Berizzo y un reto personal para Raúl.

20.45 horas en San mamés