en Air, Meno y Trawangan

Unos 7.000 turistas evacuados de tres islas indonesias tras el terremoto del domingo

Los afectados comentan la situación de "pánico" vivida con cada fuerte temblor y las posteriores réplicas

Unos 7.000 turistas han sido evacuados del popular archipiélago de las islas Air, Meno y Trawangan, frente al litoral del noroeste de Lombok, cerca del epicentro del fuerte terremoto que el domingo azotó la región.

EFE - Martes, 7 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 10:54h.

MATARAM. El Ministro Coordinador de Política y Asuntos de Seguridad, Wiranto, señaló hoy que los visitantes han sido trasladados en barco a Lombok, donde muchos buscan medios de transporte para partir hacia Bali o Yakarta, informa la agencia Antara.

Tras pasar dos noches en la intemperie en Air, la española Laura Rodrigo y al menos otros cuatro españoles lograron embarcar esta mañana en un transbordador con destino a Bali.

"Decidimos salir de la isla por seguridad", señala Rodrigo en un mensaje en el que resalta la ausencia de cuerpos de seguridad en la isla y habla de saqueos en establecimiento de Air.

Los afectados, que aparecen sonriendo y contando su experiencia en un vídeo remitido a Efe, comentan la situación de "pánico" vivida con cada fuerte temblor y las posteriores réplicas.

Otro español afectado, quien pide no publicar su nombre para evitar poner nerviosos a sus familiares, comenta que estaba con tres amigos viendo el anochecer en la isla Meno cuando "se fue la luz y todo empezó a temblar muy fuerte".

Parte del porche del lugar donde se encontraban cayó y nos hizo "heridas leves", rememora en varios mensajes enviados a Efe vía Twitter.

Tras el temblor, el grupo ayudó a varios locales que resultaron lastimados de diversa gravedad y, con la guía de un grupo de indonesios, se trasladaron a un descampado para ponerse a salvo.

Al día siguiente lograron embarcar en una lancha que les evacuó hasta Lombok, donde ahora se encuentran en un hotel del sur de la isla y tienen planeado volar a Bali en la mañana del jueves.

El afectado se queja de la poca asistencia prestada por la Embajada española en Indonesia, quienes, según asegura, ni siquiera han contactado con él a pesar de sus numerosos intentos.

Mientras tanto, los equipos de emergencia continúan las tareas de rescate entre las ruinas causadas por el seísmo de magnitud 6,9 que dejó el domingo alrededor de 100 muertos.

El portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres, Sutopo Purwo Nugroho, afirmó que los equipos rescataron a una víctima con vida de una mezquita colapsada en el norte de Lombok, la zona más afectada, con 72 fallecidos.

Miles de turistas aguardan en los pasillos del aeropuerto internacional de Mataram, donde muchos hicieron noche, para embarcar en uno de los aviones que salen de Lombok.

Sara, una española de 32 años, explicó a Efe que, pese al caos inicial, las autoridades indonesias y la Embajada de España se están "organizando bien".

La española y su grupo de amigas se encontraban en el popular archipiélago de las islas Air, Meno y Trawangan, frente al litoral del noroeste de Lombok, cuando ocurrió el seísmo, que derrumbó parte de su hotel y dejó su isla a oscuras durante toda la noche.

Faik Fahmi, director de Angkasa Pura, la empresa que gestiona el aeródromo, dijo a Efe que unas mil personas pernoctaron en el aeropuerto y que van a aumentar el tráfico para que puedan salir a sus destinos, que incluyen Bali y Yakarta.

Normalmente salen y entran unos cien vuelos de Lombok, pero este lunes muchos se cancelaron y otros se retrasaron.

"Vamos a aumentar el número de vuelos", aseveró Fahmi, quien precisó que están repartiendo comida, agua y mantas a los turistas atrapados.

La oficina local de Inmigración señaló en un comunicado que siete extranjeros -un danés, un estadounidense, una británica, un francés, una belga, una checa y una surcoreana- resultaron heridos y tuvieron que ser ingresados en el hospital provincial.

La isla de Lombok, dominada por el volcán Rinjani, se encuentra al este de Bali, principal destino turístico de Indonesia.

Indonesia se asienta sobre el llamado "Anillo de Fuego del Pacífico", un área de gran actividad sísmica y volcánica sacudida por unos 7.000 temblores al año, la mayoría moderados