Jai Alai

Enemigo exterior

Por Juan Carlos Ibarra - Martes, 7 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

El más viejo ardid de los regímenes dictatoriales para intentar acallar la disidencia interna y forzar un cierre de filas en torno al líder, es señalar un enemigo exterior al que hacer responsable de todo mal. A más crisis política, económica y social, más depravado ha de ser el enemigo. Así, el dictador pasará a ser un defensor del pueblo ante esa fiera extranjera, un mártir dispuesto a dar incluso la vida por defender a sus compatriotas. Así, mientras se habla de los ataques que sufre el sátrapa por tierra, mar y aire, se silencian las voces que denuncian el sufrimiento que provoca.

Secciones