congreso de Estados Unidos

Las primarias contentan tanto a demócratas como a republicanos

La votación en cinco estados deja resultados inciertos y aspiraciones intactas

Jueves, 9 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Washington - La elección especial de ayer al Congreso de Estados Unidos que demócratas y republicanos percibían como un termómetro de las legislativas de noviembre arrojó un resultado sin ganadores ni derrotados que deja satisfechos a los dos partidos. El republicano Troy Balderson y el demócrata Danny O’Connor competían por el escaño del duodécimo distrito de Ohio, que dejó vacante a media legislatura el también republicano Pat Tiberi y que comprende suburbios de la ciudad de Columbus y zonas rurales. A falta de entre 5.000 y 8.500 votos por computar, Balderson aventajaba con un 50,2% votos (101.574 votos) a O’Connor (49,3%, 99.820 votos). Un margen muy ajustado para un distrito en el que el presidente Donald Trump ganó por 11 puntos a Hillary Clinton hace dos años y que los republicanos controlan desde hace décadas, con una única excepción demócrata en el periodo 1981-1983. Trump, sin embargo, que el sábado viajó a Ohio para acompañar a Balderson en su campaña, se mostró entusiasmado con el resultado, antes incluso de que se haya proclamado a un ganador oficial. “Cuando decidí ir a Ohio para Troy Balderson, el perdía el voto anticipado 64% a 36%. Tras mi discurso el sábado por la noche, hubo un gran giro para bien. Ahora Troy logra una gran victoria en un momento muy duro del año para votar. Y ganará a lo grande en noviembre”, dijo Trump en Twitter.

Aunque Balderson termine por ganar la elección, su victoria será efímera, ya que los dos candidatos volverán a enfrentarse en las legislativas de noviembre para ocupar ese mismo escaño en el periodo 2019-2021. Los demócratas necesitan mantener sus actuales escaños y darle la vuelta a otros 23 si quieren obtener el control de la Cámara de Representantes en noviembre, una tarea de la que se ven capaces tras los resultados de ayer en territorio adverso.

Además de la elección especial en Ohio, ayer se celebraron primarias en cuatro estados: Kansas, Michigan, Misuri y Washington. En Kansas, el candidato de Trump a la Gobernación, Kris Kobach, aventaja por un puñado de votos al actual gobernador, Jeff Colyer, (40,8% a 40,6%) con el 84% escrutado. El apoyo a Kobach, el hombre que trató infructuosamente de probar que las denuncias de Trump sobre tres millones de votos demócratas de fraude electoral eran reales, ha desconcertado y enfadado al aparato republicano.

Sobre las primarias al Congreso, el candidato apoyado por Bernie Sanders y por la estrella emergente Alexandria Ocasio-Cortez, Brent Welder, lidera el recuento en el tercer distrito, el único de los cuatro del estado que los demócratas aspiran arrebatar.

En Michigan, la exsenadora estatal Gretchen Whitmer ganó las primarias demócratas a la Gobernación frente al musulmán Abdul El-Sayed, que aspiraba a ser el primer gobernador con raíces islámicas del país.

La victoria de Whitmer en Michigan sumada a la de su colega de partido Laura Kelly en Kansas, eleva a ocho el número de mujeres candidatas a gobernadora que los demócratas presentarán en noviembre.

Ayer también se disputaron las primarias para uno de los puestos al Senado en Misuri, actualmente en manos de la demócrata Claire McCaskill y que los expertos auguran que podría caer en manos republicanas. McCaskill se impuso en las primarias demócratas con un 82,5% y se enfrentará al actual fiscal general de Misuri, Josh Hawley, que ganó con un 58,6% la consulta republicana.

Más de 656.000 participaron en la contienda republicana, cifra superior a los más de 574.000 que lo hicieron en la demócrata, un indicador de que el puesto de McCaskill es vulnerable.

Otra de las plazas en el Senado que los republicanos quieren arrebatar para ampliar su margen en esa cámara es la de Michigan, donde la demócrata Debbie Stabenow enfrentará al joven afroamericano y exmilitar John James, que ganó apoyado por Trump sus primarias.

En el estado de Washington, finalmente, se disputaron las primarias a la Cámara Baja (actualmente con cuatro escaños republicanos y seis demócratas) y al Senado. Los resultados provisionales arrojaron un fortalecimiento de los demócratas, en condiciones de arrebatar en noviembre dos de los cuatro puestos republicanos y sumar así en su objetivo de darle la vuelta a 23 a nivel nacional. - Efe