Herrerín da el susto

Iago Herrerín, que es examinado por Paco Angulo y Carlos Kisluk, se duele del brazo. (Juan Lazkano)

El portero, con una lesión muscular en el brazo derecho un día después de la marcha de Kepa al Chelsea, no entra en la lista para los últimos amistosos ante Hannover 96 y Augsburgo

ATHLETIC BIHOTZEZ: Agur Kepa y … ¡Gracias!| BOGANDO POR LA RED: Pues molt bé, pues adiós | ATHLETIC RISAS CLUB: Kepa vuela al Chelsea

Arkaitz Aramendia - Viernes, 10 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Lezama - El fútbol, a menudo caprichoso, no entiende de guiones predeterminados. El último en poder dar fe de ello es Iago Herrerín (Bilbao, 25-I-1988), quien sufrió en la matinal de ayer en Lezama una lesión muscular en el brazo derecho que podría arruinarle el inicio de la temporada. El percance tuvo lugar durante el partidillo final que los hombres de Eduardo Berizzo disputaron sobre un campo de dimensiones reducidas. Al poner en juego el balón con su mano derecha, el bilbaino sintió un pinchazo en la parte interna de su brazo y tuvo que ser atendido de inmediato. Su semblante, serio y preocupado, fue fiel reflejo de la profunda desazón que invadió al cancerbero rojiblanco, que se tiró al suelo para asimilar su mala fortuna durante unos minutos y abandonó el entrenamiento acto seguido entre los aplausos de un buen número de aficionados.

Su lugar bajo palos lo ocupó primero Roberto Bonano, tercer técnico asistente de Berizzo y exportero de equipos como Alavés y Barcelona, y después el cachorro Hodei Oleaga, cuya presencia fue requerida por el técnico argentino para suplir al meta bilbaino un día después de que Kepa Arrizabalaga consumara su salida del club rumbo al Chelsea y dejara vía libre así a un relanzado Herrerín, quien se frotaba las manos ante la oportunidad soñada de arrancar la liga como titular, con permiso de Alex Remiro, llamado a establecer una constante y exigente competencia por la titularidad. La teoría, sin embargo, saltó ayer por los aires a la espera del diagnóstico definitivo de Herrerín, a quien se le efectuarán pruebas complementarias para conocer el alcance exacto de una lesión que le convierte en duda de cara al estreno liguero del lunes, día 20, ante el Leganés en San Mamés.

Su baja, por el momento, está confirmada de cara a los dos últimos amistosos que disputará el Athletic antes de arrancar el curso, con Hannover 96 y Augsburgo como rivales de turno en Alemania mañana y el domingo, respectivamente. En ninguno de los dos encuentros estará presente el guardameta vizcaino, que se ha quedado fuera de la lista de 27 jugadores que facilitó en la tarde de ayer Berizzo, quien viaja con todos los disponibles a excepción de los ya cortados Andoni López y Asier Villalibre.

con oleaga y etxebarria Las dos novedades que presenta la expedición son consecuencia directa de la lesión de Herrerín, contratiempo que ha obligado al entrenador argentino a reclutar a la dupla de cancerberos del Bilbao Athletic, Hodei Oleaga y Unai Etxebarria, como medida de urgencia. Ninguno de los dos, no en vano, estaba llamado a viajar a Alemania antes de la marcha de Kepa y del inoportuno percance de Herrerín.

Quien sí asoma entre los convocados es Aritz Aduriz. El delantero, que apenas completó con el resto del grupo la primera media hora del entrenamiento de ayer, en el que Berizzo volvió a probar con el equipo titular que apunta a debutar en liga y que derrotó a la Real Sociedad en Irun, volverá a liderar la parcela ofensiva de un Athletic abocado a los sobresaltos bajo palos.

Remiro, que se espera que renueve su contrato más pronto que tarde, será el encargado de defender la guarida rojiblanca en los dos últimos choques de preparación y, quién sabe, si de posar de inicio en la apertura liguera.

Dani García, por su parte, una de las caras nuevas del conjunto rojiblanco de cara a la próxima temporada, tiró ayer de optimismo al creer y desear que el tiempo de recuperación de Iago Herrerín sea “el menor posible”. “Por lo que él nos ha dicho no parece que vaya a ser un problema muy importante”, apuntó el de Zumarraga, que vio en primera persona cómo su compañero, quien asomaba en la agenda del Leganés para regresar al conjunto pepinero en calidad de cedido antes de la salida de Kepa, se veía obligado a echar el freno ayer en la recién lanzada carrera por hacerse con la titularidad en la portería rojiblanca.

Secciones