Herrerín se pierde el debut de liga

Sufre una lesión muscular moderada-grave en el brazo y estará varias semanas de baja

A. Martínez - Sábado, 11 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

HANNOVER. La mala suerte se ha cebado con Iago Herrerín. El guardameta bilbaino conoció ayer que no estará disponible para jugar el encuentro de liga ante el Leganés del próximo lunes, día 20, con el que el Athletic y el conjunto pepinero se estrenarán en competición oficial en la temporada 2018-19. Tal y como informó el conjunto rojiblanco en la tarde de ayer, Herrerín sufre una lesión “moderada-grave del tercio distal del músculo bíceps braquial derecho” como consecuencia de la lesión que se produjo en la sesión matinal del jueves en Lezama y permanecerá varias semanas de baja. El portero notó una especie de pinchazo al efectuar un saque con la mano durante el partidillo de entrenamiento de la primera plantilla rojiblanca, quedó dolorido en el suelo y acto seguido fue explorado en el mismo terreno de juego por Carlos Kisluk, el preparador de porteros, y Paco Angulo, uno de los miembros del cuerpo médico del Athletic.

En su primer parte médico, el conjunto bilbaino aclaró que la lesión muscular del meta afectaba a su bíceps braquial derecho y que tendría que someterse a nuevas pruebas para conocer el alcance exacto de la lesión. Pese a que en un primer momento parecía algo leve, la exploración a la que fue sometido ayer catalogó la lesión como “moderada-grave”, lo que ha obligado a inmovilizarle la zona afectada con un vendaje funcional y no será hasta los próximos días cuando se determine cuál es el tratamiento adecuado para su recuperación. Lo único cierto a día de hoy es que se perderá seguro el inicio de liga, precisamente ante su exequipo, el Leganés, y que permanecerá varias semanas de baja, sin que se pueda concretar aún con exactitud la duración de su ausencia. Debido a su lesión, ayer no viajó a Alemania junto al resto de sus compañeros, que entre hoy y mañana disputarán los dos últimos amistosos de pretemporada.

Este contratiempo asoma en el peor momento posible para Herrerín, cuando después de varias temporadas peleando para ser el portero titular del Athletic en liga, más cerca parecía tener tal posibilidad. Con Kepa Arrizabalaga en el Chelsea, su única competencia era Alex Remiro, un portero al que se le proyecta un gran futuro, que viene de cuajar una grandísima temporada en el Huesca, con ascenso a Primera División incluido, pero que aún no sabe lo que es jugar en la máxima categoría. Aun desconociendo las intenciones de Eduardo Berizzo una vez que supo de la marcha de Kepa, a tenor de lo visto en los encuentros de pretemporada, Herrerín parecía partir un peldaño por encima del navarro. Así lo reflejan al menos los números de la pretemporada: el bilbaino acumula 248 minutos, por los 157 de Remiro.

Ahora, se reabre un nuevo horizonte en la portería rojiblanca. Algo impensable el lunes, cuando todo hacía presagiar que Kepa y Herrerín mantendrían los mismos roles que el curso pasado, Remiro saldría cedido y nadie podía imaginar que el Chelsea tiraría la casa por la ventana para convertir al de Ondarroa en el portero más caro de la historia. Ahora, es el navarro quien arrancará la liga como titular, salvo que suceda algún nuevo contratiempo, y tiene en su mano ganarse la confianza de Berizzo y el resto de su cuerpo técnico. Por lo pronto, jugará ante el Leganés y el Huesca, equipo en el que militó el curso pasado, y casi con total seguridad repetirá en la tercera jornada (sábado, 1 de septiembre). A partir de entonces, con un parón liguero obligado por los compromisos internacionales de por medio, será el estado físico de Herrerín y la decisión que adopte el técnico argentino, la que dictamine quién es el portero titular.