2018 Transformative Action Award

Los premios europeos de sostenibilidad se fijan en Durango

Opta con Faktore Berdea, un plan de adaptación del espacio público al cambio climático

Alain Salterain - Sábado, 11 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

DURANGO - El trabajo de Durango para adaptar el espacio público al cambio climático puede que tenga premio. Ayer se conoció que la villa ha sido nominada a 2018 Transformative Action Award. Será el próximo mes de noviembre cuando se conozca el resultado en Bruselas. Estos galardones reconocen las iniciativas locales y regionales de innovación que permiten la transformación sociocultural, socioeconómica y tecnológica de la sociedad y para ello competirá con otros 39 municipios del viejo continente. Para este certamen, la administración local presenta el plan bautizado como Faktore Berdea, un proyecto de adaptación del espacio público urbano al cambio climático. “Es una herramienta en la que se describen las pautas que ayudarán a diseñar los espacios públicos urbanos que dispone Durango dentro de su Malla Verde y así, adaptarse al cambio climático”, explicaron fuentes municipales.

Durango cuenta con un plan municipal de lucha contra el Cambio Climático desde el año 2010. “Con objetivos precisos de mitigación y adaptación al cambio climático, contribuyendo de esta forma a la Estrategia de Cambio Climático 2050 de Euskadi”, añadieron. De hecho, la villa se adhirió a la iniciativa Compact of Mayors en el año 2015, estableciéndose el objetivo de adaptar el espacio urbano mediante su transformación al cambio climático, según informaron ayer desde la administración local.

Malla verde

La Malla Verde define un sistema de espacios en red que se relacionan con su entorno natural próximo. “El papel que desempeña este plan es fundamental para la habitabilidad del municipio, la salud y la calidad de vida de sus habitantes”, detallaron.

En total se han identificado 26 espacios públicos verdes con calidad como estancias para las personas, 22 nodos azules para estancias vinculados con el agua y comunicados a través de corredores diseñados mediante la herramienta Faktore Berdea, que propone las características que debe reunir un espacio sobre el que actuar y un conjunto de intervenciones dirigidos, entre otros, a aumentar los espacios libres, acercar los espacios libres a los habitantes, mejorar la accesibilidad sostenible, incrementar la biodiversidad urbana, y disminuir la contaminación acústica. Asimismo, se pretende convertir los espacios en estancias de confort, en nodos de relaciones intergeneracionales y fomentar el cambio modal hacia las personas en desplazamientos a pie o en bicicleta.

FRUTO DEL TRABAJO

La alcaldesa de Durango, Aitziber Irigoras, valoró ayer esta noticia de forma muy positiva, añadiendo que “estamos satisfechos por este reconocimiento que nos otorgan por impulsar políticas municipales que apuestan por el cuidado del medio ambiente y por una movilidad urbana más sostenible”. Para la primera edil durangarra “esta selección es fruto de la implicación y el trabajo colectivo que muchas personas están llevando a cabo durante muchos años”.

Habrá que esperar hasta el próximo mes de noviembre cuando en Bruselas se conozcan los nombres de los proyectos presentados a esta edición en lo que compite el Ayuntamiento de Durango.

Concretamente hace algo más de tres años, la administración local recogió el Premio Municipio Sostenible de Euskadi 2014 otorgado por el Gobierno vasco.