400 personas para el montaje

40 años más por un “modelo festivo extraordinario”

Bilboko Konpartsak dio comienzo al montaje de txosnas del recinto festivo

Ane López - Sábado, 11 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - Los miembros de Bilboko Konpartsak están preparados para seguir 40 años más con el modelo festivo de Aste Nagusia. Así lo aseguraron ayer en la rueda de prensa ofrecida para dar comienzo a la cuenta atrás de las fiestas de la villa. A una semana de que empiece la algarabía en la ciudad, se dio comienzo a los preparativos de la misma.

Además, también quisieron recalcar que “aunque parezca increíble, hubo una época en la que no había Aste Nagusia”. “El camino no siempre ha sido fácil”, aseguraron, ya que han sufrido numerosos ataques contra el modelo festivo de las mismas.

Aún así, los miembros de Bilboko Konpartsak añadieron que, “persistieron las ganas de construir y la participación imprescindible de la ciudadanía”. Por eso, Irune Suso e Iñigo Fernández de Martikorena, portavoces de Bilboko Konpartsak, recalcaron que “por encima de tristes y cenizos, seguiremos pintando Bilbao de color durante muchos años, haciendo entre todos, las mejores fiestas del mundo”.

Este año, las fiestas serán más integradoras que nunca, ya que además del protagonismo otorgado en el cartel de Aste Nagusia, la presentación de ayer también se realizó en lengua de signos. Asimismo, los comparseros y comparseras han realizado talleres para poder ofrecer una información mínima también es en esta lengua a todo aquel que se acerque al recinto festivo.

El 40 cumpleaños de Marijaia tuvo un protagonismo especial, dado que fue en el año 1978 cuando a bordo de un Dyane 6 descapotable llegó el símbolo de Aste Nagusia a las vidas de todos los bilbainos y asistentes a las fiestas. La presentación fue momento también para que los miembros de Bilboko Konpartsak mostraran con orgullo los carteles de todas las fiestas de años anteriores, y añadieron que estaban dispuestos a seguir, por lo menos, 40 años más, ya que “el modelo festivo de Bilbao es extraordinario”.

Comienzo de fiestas 1978 puede denominarse como “punto de inflexión”. A partir de ese momento, “personas llenas de colores decidieron que había llegado el momento de repintar la realidad”. Por eso, se organizaron y se pusieron manos a la obra para construir lo que hoy en día conocemos como Aste Nagusia. Antes de eso, según apuntaron los miembros de Bilboko Konpartsak, “en agosto Bilbao era un lugar inhóspito, una villa desierta de la que todo el que podía escapaba sin mirar atrás”. La razón de eso, aseguraron, fue que la larga dictadura de Franco había sido muy efectiva a la hora de extender “un manto gris” que cubría todos los aspectos de la vida cotidiana, incluido el festivo. Hoy en día, sin embargo, las comparsas se muestran dispuestas a superarse año a año, contando con la colaboración de la ciudadanía, asegurando que “ese es su objetivo”. Igualmente, se han sumado a la petición de que el txupinazo sea “limpio” y no se lance harina ni huevos, para que ancianos y niños puedan participar en la fiesta.

txosnas en construcción