Biribilketa

Protestar o acertar

Por Iñaki González - Sábado, 11 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

CREO que es un acierto que las asociaciones independentistas de Catalunya -ANC, Òmnium...- hayan decidido no convertir la jornada del 17 de agosto en una fecha de rechazo a Felipe VI. No porque esté feo o no sea correcto protestarle al monarca, que me parece una buena forma de que la Corona tenga un conocimiento real -perdón por el doble sentido- de lo que inspira. Lo que me hubiera parecido un error es distorsionar el sentido de los actos de esa jornada. Estamos hablando de honrar la memoria de las víctimas de los atentados de hace un año y de repudiar la violencia venga de donde venga. Con esa prioridad, el año tiene otros 364 días para expresar el malestar o el bienestar por otros motivos. No hubiera sido inteligente trasladar a los ciudadanos de Catalunya la disyuntiva de dar testimonio silencioso de solidaridad o primar el grito de desaprobación. No ya de diferenciar entre quienes aplauden o reprueban a Felipe VI y lo que representa, sino de diferenciar entre quienes consideren que la única prioridad para Catalunya es la independencia y quienes no creen que deba supeditarse a ese objetivo toda la acción política y social de la que es capaz un país. Normalizando, diferenciando, siendo capaz de seleccionar las batallas que hay que librar y cuándo hay que hacerlo;cuándo la movilización social es una poderosa herramienta que da testimonio del sentir mayoritario y cuándo el abuso del monocultivo ideológico, del discurso monolítico y expansivo, es un factor de desmovilización si no de división. El fortalecimiento de la acción política también se consigue no tensionando a la sociedad cuando no es imprescindible. Eso es un gran acierto.