XXXIV Bandera de Ondarroa-GP Cikautxo

En la cresta de la ola

Los remeros de Zierbena celebran su primera victoria de la temporada en una gran jornada de remo en Ondarroa. (Borja Guerrero)

Zierbena gana su primera bandera de la temporada en la Eusko Label Liga, en una regata que Urdaibai acaba cuarto, aunque logra salvar el día gracias al tercer puesto de Hondarribia

Jokin Victoria de Lecea - Domingo, 12 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

ondarroa - A menos de 500 metros para llegar a meta, la regata estaba en el alambre. Zierbena y Orio pujaban proa con proa. La tensión era máxima. Entonces, Aitor Lazkano detectó una pequeña ola, inferior a un metro, pero con la fuerza suficiente para hacerles volar. El patrón acertó a la hora de cogerla y la cuadrilla galipa respondió a la perfección con una serie brutal, en la que consiguieron encadenar una racha enorme de paladas durante la ola. La exprimieron al máximo y la San Nikolas oriotarra, en cabeza segundos antes, quedó fuera de juego, sin opciones en un abrir y cerrar de ojos. Los entrenados por Juan Zunzunegui gozaron de una magnífica oportunidad para hacerse con la Bandera de Ondarroa y esta vez no vivieron ningún disgusto de última hora, nadie consiguió superarles en el momento final. Esta vez no. Por fin llegó la victoria en la Eusko Label Liga.

Los galipos están de dulce. Aquellas regatas perdidas por pocos segundos hicieron daño, pero al mismo tiempo despertaron una rabia interior enorme. Cada celebración rival aumentó las ganas de ganar de Zierbena. El trabajo era bueno y solo faltaba el remate definitivo. Fue el Campeonato de Euskadi lo que les hizo abrir los ojos. En Lekeitio, los entrenados por Juan Zunzunegui vivieron un día para olvidar. No les salió nada. Sin embargo, encontraron el error y lo supieron solucionar. A la semana siguiente, recolectaron el primer fruto del año al ganar en el Campeonato de España de Traineras. Pero acabada la ansiedad, no disminuyó el hambre. La cuadrilla galipa confirmó que era capaz de ganar y ayer en Ondarroa ratificó su buena racha con otra victoria más.

Lejos de la alegría del triunfo le tocó vivir a Urdaibai. Los largos de vuelta fueron un infierno para los bermeotarras. La sangría de segundos fue tremenda y quedaron descartados de la pelea por la bandera nada más realizar la primera ciaboga. Perdidos entre las olas ondarrutarras y sin ser capaces de reaccionar, llegaron a ir en quinto lugar, cediendo cuatro puntos con respecto a Hondarribia, que en esos momentos marcaba la proa de la regata. La fortaleza mental de los entrenados por Joseba Fernández estuvo a prueba y aprobaron el examen con nota. Mantuvieron el ritmo a pesar de estar muy lejos de la proa de la regata y unas olas finales, gobernadas con maestría, les permitieron adelantar a Santurtzi, que tras ganar la segunda tanda amenazó el cuarto puesto. La suerte también estuvo del lado de la Bou Bizkaia. Hondarribia sufrió una pájara en la segunda parte de la regata, siendo superado por Orio y Zierbena, por lo que solo pudo ser tercero. La Corona se gana a base de victoria y también sobreviviendo a los días malos, algo que logró hacer ayer Urdaibai.

Los bermeotarras ya presintieron que algo así podía pasar y quisieron arreglarlo con las primeras paladas. Su salida fue una de las mejores de la temporada. Explosión de vatios para aumentar rápido la velocidad de la trainera. En menos de dos minutos de regata, Urdaibai logró aventajar en tres segundos a Hondarribia, el bote que más cerca consiguió aguantar. Aunque las buenas noticias para la Bou Bizkaia solo se mantuvieron hasta la primera ciaboga, a partir de ahí todo fue cuesta abajo. Primero, erraron a la hora de realizar la ciaboga, les costó arrancar y entraron en una intensa lucha con Hondarribia. El juez mandó virar a Urdaibai, debido a la proximidad de las dos traineras. Más tiempo perdido. Los txos quedaron en cuarta posición de la tanda y su única misión fue minimizar las pérdidas.

Zierbena apareció desde un segundo plano. Los galipos cumplieron con el guion planeado. De menos a más, como en sus mejores días, cogieron la proa de la regata en el último largo y se lanzaron a por la victoria. Lo que no esperaban era la reacción oriotarra. Orio encadenó una racha de olas que le permitió recortar un buen puñado de segundos, haciendo acto de presencia en el momento clave. Pero la última ola fuerte, la decisiva, huyó de los ‘aguiluchos’ para golpear de lleno a la popa de Zierbena y llevarle surfeando hasta la bandera.

Secciones