juicio en ee.uu.

Monsanto pagará 253 millones de euros por provocar cáncer a un hombre

La multinacional deberá indemnizar a un jardinero que utilizó un herbicida con glifosato

Domingo, 12 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Los ángeles - Un jardinero enfermo de cáncer ganó una dura batalla contra la multinacional Monsanto, que tendrá que pagar una elevada indemnización por la utilización de glifosato, una sustancia que la Organización Mundial de la Salud (OMS) califica como cancerígena mientras que la empresa defiende que es “segura”.

Un jurado en California condenó el viernes a Monsanto a indemnizar con 289 millones de dólares (unos 253 millones de euros) a Dewayne Johnson, un hombre que achaca el cáncer terminal que padece a su exposición a los herbicidas Roundup y Ranger Pro, de la compañía Monsanto, que contienen el polémico glifosato. Johnson sostiene que utilizó el herbicida Roundup de Monsanto de manera frecuente -al menos dos veces al mes- mientras trabajó como jardinero para el distrito escolar de San Francisco.

El jurado, del Tribunal Superior de San Francisco, determinó el viernes que Monsanto no advirtió correctamente del riesgo para la salud que se corría al usar este producto con glifosato. El jurado también concluyó que la omisión de las advertencias necesarias fue “un factor sustancial” en la enfermedad de Johnson, que tiene 46 años y padece linfoma no hodgkiniano (un cáncer en los linfocitos de la sangre). Los médicos del demandante aseguraron en el juicio que le quedan meses de vida.

El glifosato es un controvertido herbicida que ha generado una gran controversia en todo el mundo por sus efectos perjudiciales tanto en la salud de las personas como en las tierras rociadas con productos que lo contienen. En un comunicado de prensa, Scott Partridge, uno de los vicepresidentes de Monsanto, señaló que apelarán la decisión judicial. “Mostramos nuestra empatía con el señor Johnson y su familia. La decisión de hoy no cambia el hecho de que más de 800 estudios y revisiones -y conclusiones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH) y autoridades regulatorias en todo el mundo- apoyan el hecho de que el glifosato no causa cáncer”, aseguró.

Sin embargo, la demanda de Johnson se basó en los resultados de un estudio de 2015 de la Agencia Internacional de Investigación contra el Cáncer, parte de la OMS, que clasificó al herbicida Roundup como probablemente carcinógeno. Durante las cuatro semanas que ha durado el juicio, los miembros del jurado escucharon el testimonio de médicos, investigadores de salud pública y epidemiólogos que no estuvieron de acuerdo sobre si el glifosato puede causar cáncer. Brent Wisner, uno de los abogados de Johnson, dijo en un comunicado que los jurados por primera vez habían visto documentos internos de la compañía “que demostraban que Monsanto sabía desde hacía décadas que el glifosato, y específicamente Roundup, podrían causar cáncer”.

Este es el primero de los cientos de casos que Monsanto debe afrontar en Estados Unidos por los supuestos efectos cancerígenos del glifosato, que es el herbicida más utilizado del mundo.

Reacciones Los Verdes franceses consideraron una “victoria histórica” la condena pronunciada contra Monsanto y pidieron a la UE que sea “un motor” contra el herbicida glifosato. “Hace décadas que Monsanto actúa con total impunidad con la meta de buscar un beneficio a todo coste. Eso implica que ha disimulado la peligrosidad de sus productos, una peligrosidad demostrada por los estudios”, denunció David Cormand, secretario nacional de Europe-Écologie Les Verts.

Los Verdes, que integran la coalición de gobierno del Ayuntamiento de París, demandaron a la UE un papel preponderante en el combate al glifosato, cuya licencia fue renovada por cinco años a finales de 2017 por la Comisión Europea a pesar de las presiones en contra. - Efe

El caso