pga championship

No se podía aspirar a más

Jon Rahm iguala en el PGA Championship el cuarto puesto del Masters (AFP)

jon rahm iguala en el pga championship el cuarto puesto del masters tras una jornada en la que la victoria nunca estuvo cerca por el enorme nivel de los rivales del vizcaino

Roberto Calvo - Lunes, 13 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - Jon Rahm no pudo superar la montaña del último día del PGA Championship, pero sale del Bellerive Country Club con su segundo puesto entre los cuatro primeros en un major este año. Dos Top 5 y dos cortes fallados no es un mal balance pese a todo cuando el que acabó ayer era solo el décimo grande que disputaba el de Barrika y solo el segundo en el que llegaba al domingo con opciones de victoria. Tendrá que estar más veces en esa situación para seguir aprendiendo el oficio y los cánones que dicen que para rematar la faena el último día, sobre todo cuando se persigue, hay que jugar muy bien y que los de arriba fallen.

Y esto no en sencillo cuando todos han estado en esa posición antes y han ganado algún major o más de uno. No es solo que el líder Brooks Koepka se mostrara sin fisuras, salvo en dos bogeys seguidos en el 5 y el 6 de los que se rehizo rápido, sino que aparecieron el veterano estadounidense Stewart Cink y el australiano Adam Scott, que en su mejor versión de los últimos años para alcanzar al ganador del US Open y pelear cara a cara en el partido estelar, aparecieron para buscar la sorpresa Francesco Molinari y el defensor del título Justin Thomas y, sobre todo, apareció de nuevo Tiger Woods, que jugó a un nivel superlativo, incluso sin coger calles, y generó en el campo un ambiente desconocido en los últimos años.

Rahm iba en el partido que seguía al de la leyenda, que a tres hoyos del final se colocó a un golpe de los líderes. El vizcaino arrancó su vuelta cuando quince jugadores estaban separados por un golpe tras Koepka. Sin embargo, no encontró esa racha que le habría metido con posibilidades reales. Empezó bien de tee a green, pero no convirtió tres oportunidades de birdie y en el primer error que cometió al salirse de calle en el hoyo 4 le cayó el bogey. No había que tener prisa porque el momento tenía que llegar. Dos birdies consecutivos en el 7 y el 8 podían encender la traca ya que le ponían en el tercer puesto a dos golpes del liderato. Pero Brooks Koepka enlazó tres birdies seguidos para restablecer las distancias y poner la victoria lejos del alcance de Jon Rahm, a quien ya solo le quedaba una reacción heroica que no se produjo.

pares encadenados La precisión para llegar a green se resentía por el exceso de deseo, por la adrenalina del momento, y el encadenamiento de pares de recuperación mantenía una vuelta en tono alto, pero no suficiente para alcanzar la cabeza del torneo y aspirar a la victoria que con un tercio de recorrido por delante, y con Thomas Pieters y Francesco Molinari como líderes en la Casa Club con diez bajo par, ya solo era cosa de Koepka, Scott y Woods.

A Rahm le quedaba la tarea de mantenerse en esa posición de privilegio que puede darle un impulso de confianza ante los retos que aún le quedan por delante hasta final de año. Así, llegó el tercer birdie del día en el par 3 del 16 que le colocó cuarto, una posición más ajustada a lo que ha sido su juego esta semana. Pero en el par 5 del 17 visitó el rough y un bunker y se anotó otro bogey que le dejó al final en un concurrido quinto puesto. No podía acabar así un torneo más que notable y un birdie en el 18 cerró su gran PGA Championship y le permitió repetir el cuarto puesto del Masters de Augusta, entonces en solitario y a cuatro golpes del ganador Patrick Reed y ayer compartido y a igual distancia del imbatible Brooks Koepka, que también lo puso imposible en el centenario del torneo. Jon Rahm tendrá que seguir insistiendo.

PGA CHAMPIONSHIP

1. Brooks Koepka -15

2. Tiger Woods -14

3. Adam Scott -13

4. Stewart Cink -11

4. Jon Rahm -11

6. Thomas Pieters -10

6. Francesco Molinari -10

6. Justin Thomas -10

6. Gary Woodland -10

10. Rafa Cabrera -9

Secciones