Ryder Cup de París

Masivo esprint final por la Ryder Cup

A mes y medio de la cita, Estados Unidos tiene ocho jugadores fijos y Jon Rahm sella su plaza en Europa

Un reportaje de Roberto Calvo - Martes, 14 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

FALTA mes y medio para la Ryder Cup de París, pero menos de la mitad de tiempo para que se conozcan los equipos que presentarán Europa y Estados Unidos en Le Golf National. De hecho, el PGA Championship que acabó el domingo con victoria de Brooks Koepka era la frontera marcada por los americanos para decidir los ocho jugadores fijos. El ganador de dos majors este año lidera de sobra la lista que completan Dustin Johnson, Justin Thomas, Patrick Reed, Bubba Watson, Jordan Spieth, Rickie Fowler y Webb Simpson. Los otros cuatro los elegirá el capitán Jim Furyk. Tres los dará a conocer tras el segundo play-off de la FedEx Cup en la primera semana de septiembre y el último nombre se lo guardará para la siguiente.

Por el lado europeo, que utiliza dos baremos para decidir las ocho primeras plazas, ya hay seis jugadores confirmados: Francesco Molinari, Justin Rose, Tommy Fleetwood, Rory McIlroy, Tyrrell Hatton y Jon Rahm. Tras la cuarta posición en Saint Louis, el de Barrika ha recuperado el quinto puesto en la clasificación mundial y ha despejado las escasas dudas que había sobre su participación en la Ryder Cup. Ya ha demostrado que no le asustan los grandes retos y su juego está en un punto óptimo. Dos jugadores tienen aún que ganarse el puesto en el equipo que capitanea Thomas Bjorn en las próximas cuatro semanas. Alex Noren lo tiene casi hecho y el octavo es ahora mismo Ian Poulter por escasa diferencia sobre sus perseguidores, a los que se ha sumado Rafa Cabrera tras su décimo puesto en el PGA Championship.

Se presenta un masivo y atractivo esprint final a ambos lados del Atlántico en busca de las últimas plazas para un torneo que nadie quiere perderse. La decisión de los capitanes es peliaguda porque hay muchos jugadores de gran nivel que están fuera y en la balanza pesan los resultados tanto como el bagaje en la competición. Entre todos ellos, una figura manda, la de Tiger Woods. El de California ha subido 630 puestos en el ranking mundial desde que empezó el año, pero no le ha alcanzado para meterse en la Ryder de forma directa. Es uno de los vicecapitanes de Estados Unidos y estará en París de todas formas, pero nadie duda de que también jugará por su momento de juego y por su ascendencia sobre el resto de sus compañeros, que le idolatran. Veteranos como Phil Mickelson o Matt Kuchar, con mucha experiencia en la Ryder, aún deben hacer méritos tras perder el corte en el PGA Championship y se postulan jóvenes como Xander Schauffele, Tony Finau o Bryson DeChambeau.

En el equipo de Europa, el nombre en boca de todos es el de Sergio García, que vive una de las peores temporadas de su carrera y necesita un buen resultado esta semana en el Wyndham Championship para hacerse valer. En todo caso, muchos consideran fijo al de Borriol porque su juego y su mentalidad crecen en la Ryder. En parecidas circunstancias está Henrik Stenson, que tampoco atraviesa su mejor momento y tampoco pasó el corte en Saint Louis. Si Poulter se gana una plaza, evitará un problema al capitán ya que el inglés es el alma de la Ryder Cup. Paul Casey, el propio Rafa Cabrera o Thorbjorn Olesen están también bordeando la frontera. El último es danés, como Bjorn, y eso le puede favorecer a la hora de la elección. En todo caso, no quedan muchas oportunidades, apenas cinco torneos, para meter la cabeza en una Ryder Cup que plantea un relevo generacional y que tendrá un nivel extraordinario en uno y otro bando.

Obituario