en agurain

Bomberos trabajan para rematar los rescoldos del fuego en la quesería Aldanondo

Los bomberos continúan hoy trabajando entre los restos de la quesería Aldanondo en Agurain para "rematar" los conatos y rescoldos de fuego que puedan quedar por la cantidad de restos combustibles que existen en el interior de la empresa que resultó ayer calcinada por un incendio.

EFE - Martes, 14 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 11:09h.

GASTEIZ. El director de los bomberos de la Diputación de Araba, Javier Carro, ha detallado hoy a Efe que durante toda la noche ha habido un retén de los bomberos en la empresa y que a lo largo del día hoy las labores se centrarán en rematar todos los focos que puedan quedar de un fuego que ya está extinguido.

En esta segunda fase están trabajando ocho bomberos que centran sus labores especialmente en el almacén de la quesería donde debajo de las chapas caídas existe una importante cantidad de cartón, y de plástico diluido y fundido donde el fuego al contacto con el aire puede volver a resurgir, de ahí que haya que ir levantando las chapas y apagando los focos que puedan quedar.

Tal y como ha explicado Carro, es una labor que va costar porque la "carga de combustible" que queda es "terrible" y se ha referido en concreto a las 12.000 bandejas de plástico para meter los quesos que se encuentran derretidas.

El responsable de los bomberos de la entidad foral ha explicado también que otra de las zonas complejas es la de las cámaras frigoríficas donde existe "mucho" estocaje de queso que está derretido. La empresa indicó ayer que la quesería albergaba alrededor de dos millones de kilos de queso.

Sobre la investigación para dilucidar el origen y las causas del fuego, Carro ha indicado que "queda bastante trabajo por hacer".

Finalmente ha añadido que a lo largo del día podrían acercarse hasta la empresa los peritos de la compañía de seguros para hacer una valoración de los daños.

Una treintena de bomberos de cuatro parques trabajaron todo el día de ayer para hacer frente a un incendio que se desató de madrugada en esta quesería y que no provocó daños personales ya que a la hora en la que se produjo no estaba ninguno de los 55 operarios que trabajan en ella.