Biribilketa

Otra de huevos y gallinas

Por Iñaki González - Miércoles, 15 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

DESDE la distancia se vuelve uno más osado a la hora de opinar. Igual por eso veo que todo el ruido que llega desde Iruñea con motivo de la orden de desalojo del gaztetxe Maravillas se ha atascado en la fase del huevo y la gallina. Cuanto antes salga de ahí, mejor para todos. Escuchaba a los representantes del colectivo okupa que desarrolla sus actividades en el Palacio Marqués de Rozalejo y sus razones. Entre los reproches del colectivo ocupante, el que sostiene que el barrio se está convirtiendo en un “escaparate turístico” y que se está “expulsando” del barrio a las vecinas. Desde luego, eso no puede consentirse. Y tampoco creo que el equipo del alcalde Asirón lo esté consintiendo, así que cuesta aceptar que sea una confabulación real. Ese es un asunto que deberá residenciarse en el Ayuntamiento de la capital navarra y su equipo de Gobierno de EH Bildu, además del Gobierno foral de Geroa Bai o el propio Parlamento. Y llegamos al huevo y la gallina. El colectivo okupa reclama que se suspenda la orden de desalojo del edificio, de titularidad pública del Gobierno de Navarra y en el que se proyecta instalar el Instituto de la Memoria Histórica. Considera que si se debe negociar el futuro de su proyecto no puede ser bajo la amenaza de desalojo: el huevo. Amenaza que no existiría si no se hubiera okupado sin ningún respaldo legal el edificio hace once meses: la gallina. ¿No habría sido un buen punto de partida proponer el proyecto al Consistorio y ver el mejor modo de aplicarlo dentro de la ley? Claro que eso ya no es okupación sino negociación. Y para eso hay que acreditar una representatividad. No basta con la voluntad. Ese es otro huevo que habrá que cascar.

Secciones