MESA DE REDACCIÓN

Otros fantasmas

Por Juan Carlos Ibarra - Miércoles, 15 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

El viernes se cumple un año de los atentados de Barcelona y Cambrils. Lo que todos los expertos en la lucha antiterrorista venían barruntando, es decir, que el Estado español, y en especial sus áreas más turísticas, serían tarde o temprano objetivo de un ataque yihadista, se materializó aquel 17 de agosto. Los autores buscaban, eso está impreso a fuego en el ADN de la acción terrorista, terror entre la ciudadanía local y foránea y repercusión internacional. Lo consiguieron y seguramente esos atentados tuvieron sobre Catalunya el mismo efecto que han tenido siempre otros en zonas de marcado perfil turístico: París, Niza, Egipto, Túnez... El miedo que la violencia genera en cada uno de nosotros hace que, de forma inconsciente y totalmente involuntaria, nos convirtamos en cómplices de los objetivos de los terroristas. Si ellos pretenden dañar la vida social y económica de un enclave determinado, golpean con saña para conseguir que sean menos las personas que se acercan a esos lugares. Algo así habrá ocurrido seguramente en Catalunya, pese a que los medios de comunicación españoles y los partidos autodenominados constitucionalistas (su constitucionalismo se reduce a su exacerbado nacionalismo español) remitieron a la deriva soberanista para explicar la bajada del número de reservas turísticas. En otras circunstancias habrían hablado del efecto del terror, pero en esta ocasión han preferido airear sus fantasmas para dar miedo.

Secciones