efecto dominó

El regreso de Unai Simón abre un nuevo escenario

El Athletic repesca al portero solo veinte días después de su cesión al Elche debido a la lesión de herrerín

El club repesca al portero solo veinte días después de su cesión al Elche debido a la lesión de Herrerín

Arkaitz Aramendia - Jueves, 16 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - Veinte días. Eso ha durado la cesión de Unai Simón (Gasteiz, 11-VI-1997) al Elche, equipo con el que el joven y prometedor guardameta rojiblanco se disponía a conocer esta temporada la Segunda División. El desarrollo de los acontecimientos, sin embargo, ha precipitado su regreso al Athletic después de que el préstamo se materializase el pasado 27 de julio debido a la presencia de Kepa Arrizabalaga, Iago Herrerín y Alex Remiro en el primer equipo bilbaino. De los tres, solo el último se mantiene en pie tras la inesperada marcha del cancerbero ondarrutarra al Chelsea y la lesión muscular sufrida la semana pasada por Herrerín, quien podría pasar consulta con el doctor Mikel Sánchez para determinar el tratamiento a seguir en pos de una recuperación que amenaza con alargarse en el tiempo.

Tamaña incertidumbre bajo palos, con el cachorro Hodei Oleaga (Laudio, 29-XII-1996) ejercitándose a diario con los leones e incluso con el también portero del Bilbao Athletic, Unai Etxebarria (Getxo, 30-VIII-1996), ejerciendo como parche en el último viaje realizado a Alemania para la disputa de los dos últimos amistosos de la pretemporada, ha impulsado a Eduardo Berizzo a solicitar la vuelta anticipada de Simón, quien se unirá esta misma mañana a los entrenamientos en las instalaciones de Lezama. Su regreso, previo acuerdo con un Elche obligado a acudir a la carrera al mercado en busca de un nuevo arquero con el que completar su plantilla, servirá al técnico rojiblanco para hacer frente a la forzada ausencia de Herrerín y, al mismo tiempo, potenciar la competencia en torno a Remiro, quien continúa sin renovar el contrato que le une al Athletic, el cual tocará a su fin el 30 de junio del próximo año. El próximo lunes, no obstante, el de Cascante se estrenará en liga como león con el Leganés como rival en San Mamés, donde se espera que Simón ocupe plaza en el banquillo.

El nuevo escenario, sin embargo, presenta ciertas incógnitas por resolver, pues Berizzo desveló semanas atrás su intención de afrontar la campaña entrante con dos guardametas en la primera plantilla. “Hay tres hasta que las matemáticas digan que son dos”, proclamó el argentino días antes de que Arrizabalaga hiciera las maletas con destino a la Premier League. En las próximas semanas, con Herrerín en el dique seco y un total de 28 futbolistas en nómina para encarar el curso, los deseos de Berizzo se verán cumplidos, dado que podrá trabajar con Remiro y Simón. El interrogante, a la espera de lo que depare el mercado invernal, se abre con la fecha en la que Herrerín vuelva a estar disponible. A partir de entonces volverán a ser tres los guardametas que encuentre a su disposición el argentino, algo a lo que ya hizo frente Ernesto Valverde durante la temporada 2016-17, en la que contó con los servicios de Arrizabalaga, Iraizoz y el propio Herrerín. Llegado el momento, habrá que ver qué decisión adopta el club, si bien la lógica invita a pensar en buscar una nueva cesión para Simón.

iñigo martínez, con el grupo En otro orden de cosas, el entrenamiento matinal de ayer, todavía sin la presencia de Simón, dejó como noticia positiva la progresiva reincorporación al grupo de Iñigo Martínez. El central, que causará baja el lunes contra el Leganés, se encuentra en la recta final de la recuperación de la lesión muscular que padeció el pasado 13 de julio. Inédito en pretemporada, el ondarrutarra intentará estar disponible en la segunda jornada liguera, también en San Mamés, frente al Huesca.