En busca de la estabilidad perdida

Tomás Pina se reintegró a los entrenamientos del Alavés el pasado martes tras confirmarse su fichaje para las tres próximas temporadas.

Eibar, Alavés y Real Sociedad confían en sus bloques del año pasado para mirar hacia arriba

N. Marcos - Jueves, 16 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - La temporada pasada no fue muy buena para los equipos vascos, que no lograron colarse en Europa y protagonizaron las actuaciones más irregulares de toda la campaña. Por ello, el objetivo de este nuevo curso para Athletic, Real Sociedad, Alavés y Eibar es, sobre todo, recuperar la estabilidad para poder aspirar a cosas bonitas. A excepción del club rojiblanco, el resto de conjuntos apenas se han reforzando, consumando tan solo un par de fichajes, por lo que muestran su confianza en el bloque de la temporada pasada para remediar los errores y ser capaces de mejorar.

El Eibar, concretamente, está confeccionado una plantilla en la que se ha tratado de tocar lo menos posible el núcleo ya existente, habida cuenta del gran resultado conseguido el año pasado, puesto que fue el conjunto vasco mejor clasificado, noveno. E incluso llegó a coquetear con los puestos europeos durante muchas jornadas. Con todo, pese a este buen resultado, el Eibar no arranca con otro objetivo que no sea la permanencia, tal y como se está insistiendo los últimos días en Ipurua. Por lo que su técnico, José Luis Mendilibar, tiene el reto de hacer olvidar las importantes marchas de Ander Capa y Dani García -incorporaciones del Athletic- o de Inui -que se ha ido al Betis- y de recuperar a grandes nombres como Pedro León u Orellana, hombres sobre los que basar su juego ofensivo.

A su favor, el entrenador del Eibar cuenta con un estilo de juego que ya tiene interiorizado la gran mayoría de su plantilla, y que deberán asimilar cuanto antes dos de las caras nuevas: Sergio Álvarez y Bigas. Todo parece indicar que gran parte de las aspiraciones de los de Ipurua pasarán por las actuaciones que realicen en el primer tramo de la temporada, pero nunca sin olvidar que el principal objetivo es mantenerse un año más en Primera.

Y ese también el objetivo del Alavés. El club albiazul afronta su tercera temporada consecutiva en la máxima categoría en busca de una continuidad que la campaña pasada, con el paso de tres entrenadores por el banquillo de Mendizorrotza, no pudo tener. Abelardo Fernández, técnico que llegó en el mes de diciembre de 2017 a la disciplina gasteiztarra, fue el que dio un giro al juego del equipo, lo que le sirvió para salvar la categoría con relativa comodidad y renovar con el club babazorro. Así que llegar a las últimas jornadas con la tranquilidad de la permanencia sellada es el objetivo de Aberlardo, que seguirá contando con futbolistas clave como Manu García, Guidetti, que llegó cedido del Celta y que encajó a la perfección en el juego del equipo babazorro, Ibai Gómez, Laguardia o Pacheco. Además, el Alavés se ha reforzado poco, pero bien, con las incorporaciones de Ximo Navarro, Borja Bastón, Twumasi y Adrián Marín. Todo, para mantener el estilo de juego directo que tantos puntos les hizo sumar la temporada pasada.

apuesta por Garitano La Real Sociedad tratará de reconducir su fallida apuesta del pasado año con mínimas modificaciones en su plantilla y una apuesta clara en el método de Asier Garitano, su principal novedad para esta campaña, junto a las de Mikel Merino y Theo Hernández. Al nuevo técnico le toca equilibrar el equipo para hacerlo competitivo en defensa, evitar ese juego irregular que protagonizó la temporada pasada y que no se note la marcha de Xabi Prieto, buque insignia de la Real Sociedad que se despidió del fútbol en activo. Todo con Oyarzabal, que, con su renovación, le dio una gran alegría a una afición txuri-urdin que ambiciona no solo un buen año, sino poder tontear con Europa.

Secciones