hasta el día 31

‘Yo soy Pichichi’ llega a Bilbao como una fiesta de emociones

La obra es un cabaré tragicómico interpretado por actores vascos que la representarán en Pabellón 6 hasta el día 31

Viernes, 17 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - La cuenta atrás está a punto de terminar y por fin mañana se podrá ver a Marijaia saludando a su ciudad desde la balconada del Teatro Arriaga. Será casi como si de Olentzero se tratase porque la reina de la fiesta traerá bajo el brazo cientos de actividades, obras de teatro, conciertos o musicales aptos para cualquier público. De hecho, ayer se presentó la obra de teatro Yo soy pichichique se representará en Pabellón 6 los próximos días 22, 23, 24, 25, 26, 30 y 31, a las 21.00 horas.

Esta pieza, eminentemente futbolística, es un cabaré tragicómico en el que narran la historia de Rafael Moreno Aranzadi Pichichi, el primer futbolista profesional de la historia del fútbol que jugó en el Athletic y toda una estrella mediática de principios del siglo pasado.

Todo un personaje que además, también fue sobrino de Unamuno y Telesforo Aranzadi. “Quizá fue el jugador más conocido del Athletic. Pichichi murió a los 29 años dejando atrás una vida fascinante. Un personaje nacido y fallecido en aquel perversamente divertido Casco Viejo bilbaino lleno de tugurios alegres y atrevidos. Pichichi era un tipo divertido, entrañable, tierno, socarrón y pícaro que vivió rápido, como una estrella de rock”, cuentan. Bajo la dirección de Patxo Tellería estarán sobre las tablas del escenario los intérpretes Lander Otaola, Ylenia Baglietto, Itziar Ituño, Iñaki Urrutia y Felipe Loza mientras que la música del piano estará a cargo de Naiel Ibarrola y en la batería Jon Fresko.

Un cuento txirene Todos definen este cabaré como “una bilbainada XXL”. Un homenaje txirene repleto de canciones conocidas con las que se podrán “cantar, reír, bailar, llorar... acompañando a este personaje por sus aventuras y viajes que realizó, indican. “Es un viaje a la nostalgia y a la emoción en el que recordaremos una Euskadi y sobre todo un Bilbao que nunca volverá”.

Ya lo dice Lander Otaola: “No solo es la historia de Pichichi, también es la de Unamuno, Aranzadi, Nina y la de Teresita Zazá. Todos ellos seres fascinantes y muy teatrales. Este es un cuente txirene con tintes de música y tragedia griega. Pero no solo queremos divertir, queremos conmover al público y también emocionarle”. - L. Fernández