Mesa de Redacción

Que se vayan

Por Joserra Cirarda - Viernes, 17 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

ADVIERTE el director general de Tráfico, Pere Navarro, que el incremento de la mortalidad en las carreteras españolas mantiene una corriente alcista desde hace cuatro años. Lo atribuye el hombre que instauró el carné por puntos, lo que supuso un descenso importante en el número de accidentes y de infracciones graves al volante, a que el número de guardias civiles que patrullan el asfalto son mil menos que los que había en 2014. “Habían llegado a los 9.800 y ahora tenemos 8.800. Son los agentes que hacen las patrullas, vigilan, protegen, realizan los atestados, atienden los cortes en carreteras...”, recuenta Navarro. Por contra, Euskadi es el territorio europeo con más policías, algo que podía entenderse hace siete años, cuando ETA anunció el final de su actividad armada, pero que en 2018, después de que la banda armada certificara el pasado mayo su disolución, no tiene ni pies ni cabeza. Y, sin embargo, el número de policías nacionales destinados en Euskadi solo ha descendido en 200 números desde 2011, y todavía hay 1.317. Por su parte, los agentes de la Guardia Civil han pasado de 3.054 a 2.369 en el mismo periodo. A ellos hay que sumar los 7.734 ertzainas. Quizás, si el gobierno que preside Pedro Sánchez lo piensa un poco y quiere reducir el número de muertos y heridos graves en las carreteras españolas, podría cambiar de destino a buena parte de esos dos millares de guardias civiles. Sin necesidad de tener que decirles que se vayan.

jrcirarda@deia.eus

Secciones