Un lavado de cara para mantener el paso

Javier Eraso y Ander Iturraspe, en un lance del encuentro liguero del año pasado disputado en San Mamés. Foto: Borja Guerrero

El Leganés, con aroma rojiblanco un año más, presenta un bloque renovado con cambio de entrenador incluido

Un reportaje de Arkaitz Aramendia - Sábado, 18 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

NUEVAS caras, pero mismo objetivo: la salvación. Con esa meta bien definida e interiorizada afronta la temporada un renovado Leganés que se pondrá en marcha este lunes en San Mamés, donde el Athletic intentará arrancar el curso con buen pie a costa de un rival que se ha remodelado a sí mismo desde la base. Después de cinco campañas marcadas por el éxito bajo la dirección de Asier Garitano, ahora al frente de la Real Sociedad, el conjunto pepinero encara su tercera aventura en la élite de la mano de Mauricio Pellegrino, el encargado de llevar a buen puerto a un equipo que presenta un buen puñado de novedades en sus filas. Además del banquillo, donde el técnico argentino tratará de repetir el buen papel desempeñado en el Alavés dos años atrás, la defensa, el centro del campo y, sobre todo, la delantera, han sido sometidas a un auténtico lavado de cara en el mercado estival.

Solo la portería, con Iván Cuéllar y el exrojiblanco Jon Ander Serantes en nómina, se ha mantenido al margen en el capítulo de llegadas, el cual comienza a manifestarse en caso de atender a la línea defensiva, donde asoman hasta cinco fichajes. El exrojiblanco Unai Bustinza, que verá reforzados sus galones dentro del vestuario, es el que más tiempo acumula en una zaga a la que se han unido este verano Juanfran Moreno (Deportivo), Jonathan Silva (Sporting de Portugal), Kenneth Omeruo (Chelsea), Rodrigo Tarín (Barcelona B) y Allan Nyom (West Bromwich Albion), quien cerró su llegada al club blanquiazul ayer, al igual que el delantero En-Nesyri, reclutado tras abonar al Málaga 5 millones de euros. Ambos, con la liga a punto de comenzar, han reforzado en las últimas horas una plantilla que, no obstante, también ha sufrido pérdidas importantes.

A la programada marcha del capitán Martín Mantovani se sumó a finales de julio la del lateral izquierdo Diego Rico, fichado por el Bournemouth inglés por 15 millones de euros que el Leganés ha intentado aprovechar de la mejor manera. El centrocampista Rubén Pérez, sin ir más lejos, ha sido adquirido en propiedad por la entidad pepinera, que ha visto consumado así su deseo de mantener en sus filas al faro de un equipo que también ha materializado una notable inversión en la parcela ofensiva. Al citado fichaje de En-Nesyri se unió el martes el del joven José Arnaiz, atacante del Barcelona B por el que el Leganés ha desembolsado 5 millones de euros. El delantero uruguayo Michael Santos, adquirido a través de una cesión, y el punta argentino Guido Carrillo, mediante la misma fórmula, completan la lista de incorporaciones con genética goleadora del conjunto blanquiazul, que no ha conocido la derrota durante la pretemporada.

Con tres victorias y tres empates en los seis amistosos disputados, siendo Carrillo el máximo goleador pepinero con cinco goles, el Leganés afronta el debut liguero en San Mamés con óptimas sensaciones y con los colmillos bien afilados. El optimismo, pese a la cautela, es notorio en el entorno de un equipo que visitará al Athletic con la ilusión por bandera, tal como destacó ayer Pellegrino en rueda de prensa. “Los dos equipos vamos a tener mucha ilusión y trataremos de poner nuestras fuerzas en el campo, por lo que será un partido muy disputado en el que espero que podamos tener la mentalidad necesaria para competir bien”, apunto el técnico argentino, que elogió la “fortaleza” del Athletic como local y deseó “suerte” a sus “paisanos” en el conjunto bilbaino, en referencia al cuerpo técnico liderado por Eduardo Berizzo.

tres exleones y vesga Pellegrino, al igual que Garitano en los últimos años, tendrá a su disposición jugadores con ADN rojiblanco. Son los casos de Serantes, Bustinza, Eraso y Vesga, quien no podrá jugar ante el Athletic debido a la cláusula existente en su contrato de cesión. En el pasado han sido otros quienes, al igual que el centrocampista gasteiztarra, recalaron en el Leganés procedentes del Athletic. En los dos primeros años de Garitano al frente del equipo madrileño, en los cursos 2013-14 y 2014-15, fueron Mikel Santamaría, Javier Eraso y Erik Morán los jugadores con sello de Lezama reclutados por el técnico de Bergara, que también acogió a jugadores como Unai Albizua, Iñigo Ruiz de Galarreta, Guillermo Fernández, Alain Eizmendi, Iago Herrerín y Unai López, este último con serias opciones de partir como titular el lunes en el inicio de liga.

Se trata, por tanto, de dos equipos que presentan una estrecha relación y objetivos renovados de cara al ejercicio entrante, en el que el Leganés buscará de nuevo la permanencia en Primera tras someterse a un auténtico lavado de cara a fin de mantener el paso en la élite.

Secciones