durangaldea

Durango tapia el acceso al gaztetxe Sapuetxe ante su inminente derribo

El acceso al antiguo gaztetxe está tapiado para evitar la entrada de personas. Foto: A. Salterain

Su eliminación llegará con la sustitución del puente Montevideo para mejorar el cauce del río

Alain Salterain - Sábado, 18 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Durango - El gaztetxe Sapuetxe de Durango apura sus últimos días en pie. El edificio situado entre las calles Montevideo y Uribarri al que se le ha dado este uso durante años, será demolido en escasos días y prueba de ello es la última medida adoptada por los responsables municipales. El Ayuntamiento tapió el acceso de este edificio para evitar que nadie pueda entrar al inmueble. Por lo tanto, todo hace indicar que este edificio tiene los días contados y que las obras para derruirlo podrían empezar en breve.

El inmueble fue construido en 1964 y desde su edificación fue declarado ilegal al haberse erigido en el cauce del río Mañaria. Esta condición supuso un problema constante ante la peligrosidad que suponía mantener el edificio en pie. Sin embargo, hace años un grupo de jóvenes, viendo que el edificio seguía vacío, ocuparon su espacio y transformaron el bloque en un lugar donde celebrar conciertos y eventos juveniles. Una situación que se ha mantenido hasta este año cuando el Ayuntamiento durangarra ha decidido reservar una partida de 425.000 euros para acometer la obras de derribo.

Estos trabajos serán compartidos con la Agencia Vasca del Agua, ya que el antiguo gaztetxe está situado encima del río. Por ello, el pasado mes de febrero ambas administraciones suscribieron un acuerdo de colaboración para acometer una serie de obras que mejoren el paso del río Mañaria por el municipio, proyecto que incluye derribar el inmueble del gaztetxe. Así, cada una de las instituciones implicadas destinará 425.000 euros que se invertirán tanto en el derribo del edificio como en los trabajos de mejora de este punto del cauce que acarrea peligro de inundabilidad.

Los trabajos comprendidos en el convenio se llevarán a cabo en dos fases. En la primera, se actuará en las viviendas y locales del edificio. Este tajo permitirá recuperar el tramo de río ocupado y asimismo, aportará mayor seguridad hidráulica, puesto que se elimina la posibilidad de que se obture y genere inundaciones. El proyecto para hacer desaparecer el inmueble contempla un derribo progresivo, planta a planta.

Y en una segunda fase, el puente Montevideo que colinda con el edificio será demolido y sustituido por otro de mayor sección que permita dejar fluir el río cuando este baje crecido. Y es que el puente actual presenta una sección donde las aguas altas podrían chocar con él con cierta facilidad.

Dado que el puente se halla en plena trama urbana, las obras requerirán la construcción de una ataguía o encauzamiento temporal para modificar el flujo del agua y permitir a las máquinas actuar sobre la infraestructura. “Ambas actuaciones permitirán una mejora sustancial del estado del tramo del río al liberarlo del edificio, y adicionalmente, se gana capacidad hidráulica en un cauce que atraviesa una zona habitada”, explicaron desde la Agencia Vasca del Agua.

En corto

La obra

2

Secciones