Comandante Albisu

El poderoso zaguero, mandón ante zabaleta, impulsa a un brioso artola a la final de la feria de zarautz

Igor G. Vico - Sábado, 18 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Duración: 51:55 minutos de juego.

Saques: 1 de Altuna III (tanto 12) y 1 de Artola (tanto 8).

Faltas de saque: 1 de Altuna III y 1 de Artola.

Pelotazos: 416 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 5 de Altuna III, 9 de Artola y 2 de Albisu.

Errores: 4 de Altuna III, 5 de Zabaleta, 7 de Artola y 2 de Albisu.

Marcador: 1-0, 1-1, 1--3, 2-3, 2-8, 3-8, 3-9, 4-9, 4-10, 5-10, 5-12, 10-12, 10-14, 12-14, 12-16, 13-16, 13-19, 15-19, 15-21, 16-21 y 16-22.

Apuestas: Se cantaron posturas de salida de 100 a 40 a favor de Altuna III-Zabaleta.

Incidencias: Partido correspondiente a las semifinales del Torneo Villa de Zarautz disputado en el frontón Aritzbatalde de Zarautz. Buena entrada. En el primer partido, Peña II-Aretxabaleta ganaron a Víctor-Ibai Zabala (20-22). En el tercero, Agirre-Aranguren vencieron a Ugalde-Tolosa (18-2).

Bilbao - Jon Ander Albisu tiene cualidades de sobra para asustar: dos buenas manos, pegada y físico nervudo de maratoniano. Se le lanzaron rosas por el camino desde su debut porque todo hacía ver que el futuro tañía su nombre. Lo hizo. La irregularidad, no obstante, siempre ha lastrado sus prestaciones. La falta de brújula durante los partidos y los errores han mediatizado su carrera. Pero cuando goza...

Cuando goza, regala tardes de gloria. El ataundarra fue ayer la clave para entender el devenir de la segunda semifinal del Torneo Villa de Zarautz, que se descorchó con aroma colorado en las tablas de contracancha y acabó azul de cabo a rabo. Las apuestas cantaron con claridad por Altuna III-Zabaleta, recientes campeones de La Blanca. El pegador de Ataun demostró regularidad y músculo, superando a su homólogo en los cuadros largos. Asegarce le necesita después de un verano de sequía. Zarautz podría ser la primera feria para la operadora bilbaina.

El guipuzcoano impulsó a Iñaki Artola, efervescente pero con demasiados errores en el remate, y evitó las andanadas de Altuna en los cuadros alegres. El campeón del Manomanista estuvo incómodo en una tarde de tortícolis en la que no tuvo demasiadas oportunidades para frotar la lámpara. La poderosa combinación de Asegarce, recuperado el olfato Artola, planteó un choque serio y con las ideas claras. En el plan, Albisu fue el comandante y su compañero se vistió de verdugo. A veces con fortuna;otras, sin ella.

El verano le está sentando bien a Artola, hambriento de pelota. El manista de Alegia recita brioso sobre la cancha, con intención, potente. Sus sensaciones han cambiado. Aunque equilibró la balanza de aciertos y errores, rumboso, expuso razones de estelarista. Alimentado por el poder de Albisu, sin duda.

En la marea de los azules naufragó Altuna III. El frontón de Zarautz fue una tortura para el de Amezketa, que acumuló su tercer partido consecutivo, y fue el menos activo del cuarteto. Le costó entrar y, lejos del frontis, no pudo salir del laberinto, despidiéndose de la batalla enfadado y con una falta de saque. Así, Artola y Albisu sellaron el billete a la final de Zarautz de mañana, en la que se enfrentarán a Iker Irribarria y Beñat Rezusta.

La semifinal fue azul desde los primeros compases. El mágico caminar de Altuna III quedó aplacado por el poder de la pareja guipuzcoana (1-3, 2-8 y 6-12). Zabaleta quedó superado , más fallón que de costumbre. Los fogonazos de Jokin pusieron algo de emoción al partido, pero la mayor parte de los tantos colorados llegó de los errores en ataque del delantero de Alegia. Metió en el partido a sus rivales con tres fallos seguidos (10-12). Entretanto, domado Zabaleta, la eliminatoria acabó por decantarse. Albisu gozó para la victoria: inapelable en el tajo, regaló boquetes a su compañero y destrozó a Altuna y Zabaleta en dos tirones (13-18 y 16-22).