Se le va viendo el plumero

José Manuel Franco Parro Muskiz - Sábado, 18 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Señor Sánchez: Usted estaba loco por poner sus posaderas oficialmente en la Moncloa y al final lo ha conseguido, con ruegos, promesas y artimañas, claro que a mí me da igual quién esté viviendo en la Moncloa, el señor de los Hilillos o Pedro el Prometedor, aquí todo Dios promete y, como dice el refrán, “una vez metido, nada de lo prometido”. Le refresco la memoria, don Pedro, en este país los políticos son de memoria débil y olvidan fácilmente lo que les conviene. Algunas de las promesas hechas por usted, antes de llegar a su Moncloa querida y anhelada:

“El impuesto a la banca para financiar las pensiones”, “Nuestro compromiso será cuando gobernemos publicar la lista de la vergüenza, por decencia hay que publicar los 700 amnistiados”. La exhumación del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos se presentaba como la gran medida del nuevo Gobierno. “Quiero una monarquía renovada, ejemplar y que se quiten prerrogativas como la inviolabilidad del rey”. La derogación de la reforma laboral. Por ultimo el caso del Acuarius, ahora ya no se contempla como una “emergencia humanitaria” entonces sí, con charanga y representación oficial para recibirlo. Así, un sinfín de promesas, que se están convirtiendo en falacias. Como diría mi abuela, “pájaros y pardales, todos iguales”.