grandísimo segundo largo

La ola eterna de Urdaibai

Urdaibai encara la segunda jornada zarautztarra con ocho segundos de ventaja sobre Hondarribia. Foto: Gorka Estrad

Los ‘txos’, con un grandísimo segundo largo, consiguen una renta de ocho segundos en la Bandera de Zarautz sobre Hondarribia

Jokin Victoria de Lecea - Domingo, 19 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - La ciaboga, esa maniobra que tantos quebraderos de cabeza ha dado a Urdaibai durante esta temporada y le ha hecho perder más de un segundo decisivo, fue una de sus principales virtudes ayer. Fue la chispa que desencadenó un incendio descontrolado. El primer largo de vuelta de los bermeotarras fue para enmarcar. Salieron con mucha fuerza y una ola eterna les hizo volar sobre las aguas zarauztarras. A partir de ahí, todo fue rodado, ola tras ola, segundo a segundo, la ventaja subió hasta los cuatro botes de diferencia. Solo el orgullo hondarribitarra hizo que la bandera no quedara sentenciada a la primera oportunidad. La Ama Guadalupekoa no se vino abajo pese a la diferencia y se acercó lo suficiente para dejar viva la contienda. Ocho segundos de diferencia que en el mar pueden ser recortados al mínimo despiste.

Las buenas maniobras realizadas sirvieron para que Eneko Bilbao se hiciera con los tres puntos al mejor patrón y también, y más importante, para ganar a Hondarribia en su terreno. Los giros son la especialidad de los hondarribitarras y en los ajustados cara a cara esos detalles han llegado a valer banderas. Urdaibai no había dado con la tecla hasta ahora, pero ayer lo bordaron en todas ellas, logrando no solo unos pocos metros de renta, si no hacer que la trainera perdiera la menor velocidad posible. El ejemplo perfecto fue la primera ciaboga. Los bermeotarras la realizaron abierta, más que el resto de las embarcaciones de la tanda de honor, pero apenas perdieron fuerza y rápidamente cogieron una ola que les hizo volver a su ritmo aplastante. Con esa maniobra, la Bou Bizkaia cogió la primera ventaja clara del día ya que hasta el momento los bermeotarras peleaban proa con proa con Hondarribia y Orio, solo Zierbena se había quedado tras una mala salida.

Pero esa maniobra solo fue un pequeño golpe, el primer aviso. El zarpazo definitivo llegó a continuación. Los bermeotarras realizaron una serie fantástica y empezaron a abrir hueco, Hondarrribia aguantó ligeramente y Orio quedó noqueado. Así, en su mejor momento, la Bou Bizkaiacogió la mejor ola del día. Fue un impulso interminable en el que la cuadrilla de Joseba Fernández no paró de meter paladas, ese empuje extra abrió la diferencia hasta los siete segundos. Sin embargo, esa renta no hizo confiarse a Urdaibai. La bandera está entre ceja y ceja y para ganarla en un solo día se necesita una exhibición. Con la moral por las nubes, encadenaron una ola tras otra, ninguna pasó de largo y la regata quedó sentenciada.

Los martillazos de Urdaibai siguieron en el inicio del tercer largo. Su dominio se mantuvo en los primeros metros y la ventaja se fue hasta los trece segundos. A partir de ahí, empezó la cuesta arriba. A los bermeotarras se les hizo duro remar contra las olas y los segundos dejaron de acumularse en su favor. Las cosas se complicaron más aún en la vuelta. Los txos estuvieron precipitados y la Ama Guadalupekoa no desaprovechó la oportunidad para llegar a colocarse a poco más de un bote de distancia. Pero en el peor momento, cuando las pulsaciones están más altas y es más fácil ponerse nervioso, Urdaibai encontró su momento. Encadenó otra buena serie y alejó los fantasmas para marcharse de nuevo y ganar por ocho segundos de diferencia.

Por detrás Zierbena fue capaz de recuperarse de su mala salida. Los galipos cogieron un buen ritmo de crucero, rebasaron a Orio y se quedaron cerca de Hondarribia, aunque en la segunda mitad de la regata volvieron a perder segundos. Su tiempo fue suficiente para superar a Cabo, que volvió a ganar la segunda tanda, donde remaron Santurtzi y Ondarroa, séptimo y octavo, respectivamente.

Secciones