La actualidad

Marijaia contagia sus ganas de vivir

(Youtube)
Marijaia, el símbolo festivo de la Aste Nagusia de Bilbao, ayer durante su reaparición en el balcón del Teatro Arriaga. (PABLO VIÑAS)
La dama de Aste Nagusia salió a la balconada del Arriaga engalanada en tonos fucsias. Reportaje fotográfico: José Mari Martínez, Borja López, Juan Lazkano, Oskar González y Pablo Viñas.
La llegada de Mari Jaia da comienzo a Aste Nagusia. (EFE)
La llegada de Mari Jaia da comienzo a Aste Nagusia. (EFE)
Numerosos jóvenes se divierten durante el txupinazo de Aste Nagusia. (EFE)
Arrancan Aste Nagusia con la llegada de Mari Jaia. (Pablo Viñas)
La anterior txupinera, Ane Ortiz Ballesteros (d) de la comparsa Askapeña, saluda a la txupinera de este año, Saioa Domínguez (i), de la comparsa Aixeberri durante la recepción que ha tenido lugar en el ayuntamiento de Bilbao. (EFE)
El pregonero de este año, el actor, compositor y locutor radiofónico de Radio Popular, Zorion Egileor (c), durante la recepción que ha tenido lugar en el ayuntamiento de Bilbao. (efe)
La concejala de Fiestas de Bilbao, Itziar Urtasun (i) pone el pañuelo de fiestas al alcalde Juan Mari Aburto (EFE)
La concejala de Fiestas de Bilbao, Itziar Urtasun (i), el pregonero, Zorion Egileor (2 i), la txupinera, Saioa Domínguez (3 i), el alcalde, Juan Mari Aburto (4 i), y el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka (5 i), durante la recepción que ha tenido lugar en el ayuntamiento de Bilbao. (efe)
La llegada de Mari Jaia da comienzo a Aste Nagusia. (Pablo Viñas)
La llegada de Mari Jaia da comienzo a Aste Nagusia. (Pablo Viñas)
Numerosos jóvenes se divierten durante el txupinazo de Aste Nagusia. (Juan Lazkano)
Numerosos jóvenes se divierten durante el txupinazo de Aste Nagusia. (Juan Lazkano)
Numerosos jóvenes se divierten durante el txupinazo de Aste Nagusia. (Juan Lazkano)

La reina de la fiesta inaugura Aste Nagusia junto a Zorion Egileor y Saioa Domínguez
Miles de personas asisten a la popular llamada al disfrute

Ane Araluzea - Domingo, 19 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Bajo los adoquines de Bilbao también hay una playa para aquellos que son capaces de ver más allá de sus narices. Lo saben los idealistas que, con la filosofía de mayo del 68, usan la imaginación para concebir realidades en las que no quepa la violencia machista, los pensionistas no pasen penurias y las fronteras no supongan exclusión alguna. Visionarios de ese pelo fueron los que hace cuatro décadas proyectaron el reino que Marijaia sigue gobernando hoy bajo el reclamo de que las ganas de vivir imperen durante nueve jornadas. Sus feligreses acudieron ayer en masa al llamamiento de disfrutar de la celebración, con solo tres consignas innegociables para aquel que pise baldosa bilbaina: “fuste, ganora y zentzun”.

El decreto de ley fue declamado por el pregonero Zorion Egileor que puso su mirada retrospectiva al servicio de un pregón que recordó el inicio de Aste Nagusia. Junto a la txupinera Saioa Domínguez en la balconada del Teatro Arriaga, el actor, compositor y locutor evocó la “llamada a crear unas nuevas fiestas” en 1977 a través de una “red de redes” como Radio Popular. Fue una “convocatoria espontánea” en la que se trasladó “a la ciudad lo que se hacía en los pueblos”. Mientras cientos de personas se agolpaban impacientes en la plaza, Egileor citó “la imaginación y las ganas de vivir” como los grandes aliados en esa empresa. Gracias a ello se descubrió “el color de la libertad, la fuerza de la solidaridad” bajo unos adoquines que ocultaban largos años de represión. “Las ganas de vivir nos trajeron la alegría. Las ganas de mostrar nuestra identidad”, aseguró el pregonero.

Volviendo a la época del Whatsapp, más conocida por la mayoría del público que impregnaba la calle de harina y huevos aderezados con líquidos no identificables, Egileor apeló a utilizar las mismas claves que promovieron el comienzo de fiestas para dar fin a las lacras más acuciantes del siglo XXI. Especialmente sensible fue el emplazamiento a “terminar con la violencia machista” al que los asistentes respondieron con estruendosos vítores. Poco después, Saioa Domínguez lanzó el txupin con el que la ciudad dio la bienvenida a varios días de alborozo colectivo mientras el himno de Marijaia ponía ritmo a la caída libre de miles de partículas de confeti.

La experiencia de compartir protagonismo con la reina mayúscula fue muy emocionante para el pregonero. “Me he llegado a preguntar si sabré leer. Estaba muy nervioso”, confesó. “Lo he hecho con toda la sinceridad del mundo”, repuso sobre su pregón tras puntualizar que se refería a “una imaginación realista, que pueda llevarse a cabo con trabajo en grupo”. Esa misma que dio como resultado Aste Nagusia, si bien en un principio pareció “una idea peregrina, loca”. A su lado, Saioa Domínguez invocó a la buena suerte mostrando un tobillo torcido el día anterior. “He estado con varias txupineras y todas me han dicho lo mismo: Que disfrute a tope”, aseveró con una sonrisa tras reconocer que “ha sido súper especial”.

En el Foyer Como cada año, la liturgia del txupinazo se siguió a pies juntillas, desde el aurresku a cargo de Igor Zabala hasta el intercambio de atributos entre pregoneros y txupineros pasando por la puesta del pañuelo azul entre todos los concurrentes. Comparseros, actores de teatro de La Cubana y demás invitados compartieron el foyer con concejales, consejeros y representantes políticos de todos los colores que dieron fe de la pluralidad de la que goza Aste Nagusia. Entre los asistentes, Juan Mari Aburto, alcalde de Bilbao, expuso que “las fiestas han evolucionado con la ciudad, nadie pensaba que iban a llegar hasta aquí, siendo un referente de carácter internacional”. Asimismo, pidió que “la gente se dedique a disfrutar y que reine la convivencia y la alegría”. Itziar Urtasun, concejala de Fiestas, indicó que “son 40 años con un modelo festivo en el que la parte social es importante” y zanjó que “el objetivo de estos días debe ser el respeto al otro”.

Secciones