Rafa Maza Actor

“Más que un monólogo es una experiencia con este personaje tan odioso que al final te termina cayendo bien”

Rafa Maza se acerca al Gran Casino Bilbao para mostrar su espectáculo ‘Solo Fabiolo’, donde recrea a un personaje “muy pijo” pero que no deja indiferente a nadie con sus palabras

J. Pérez - Domingo, 19 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Si hace unos días estuvo en la Semana Grande donostiarra, hoy llega al Gran Casino Bilbao Luckia. El oscense Rafa Maza se convierte en el escenario en Fabiolo, un hombre que se permite dar consejos desde la atalaya que supone vivir en La Moraleja madrileña y tener todo a su alcance. Su cara en escena promete “muchas risas” en un show donde interactúa con el público a través de más de una veintena de personajes que acompañan a este pijo.

Hoy presenta en el Gran Casino Bilbao Luckia ‘Solo Fabiolo’. ¿Qué puede esperar el público?

-Más que un monólogo es una experiencia con este personaje tan odioso que al final te acaba cayendo bien. Es odioso porque es un personaje muy pijo de La Moraleja que no tiene pelos en la lengua a la hora de opinar sobre la actualidad, interactuar con el público. Nos va a hablar de cómo tener clase, cómo hacer frente a los problemas de la vida, desde un desahucio hasta cómo decorar un palacio o cómo viajar o pasarlo bien en verano yendo en yate o en las partys más cool del momento.

Fabiolo tiene un punto de vista muy elitista.

-Sí, sobre todo con descaro porque Fabiolo es un bufón high style. Es capaz de opinar de cualquier cosa, no solo a través de un punto de vista sino de todos los personajes que le acompañan porque van a aparecer hasta 20 personajes a cada cual más surrealista como gente del mundo del corazón, políticos…

Es un personaje que no tiene filtros.

-Al principio, Fabiolo cae mal con ese pijotismo, ese descaro, pero acaba cayendo bien. Cuando Fabiolo se sube al escenario, descubre el teatro que es lo más poético que tiene el show. Él sin saberlo está contando historias, con ayuda de la pantomima, crea un mundo imaginario a través del cual el público viaja con él.

Lo que representa Fabiolo, ¿puede ser el anhelo de más de un espectador?

-El anhelo de que alguien se lo tome todo a buen rollo. Todo le parece auténtico, todo le sorprende. Quizá ese anhelo es porque Fabiolo es feliz. Podemos pensar que Fabiolo es muy superficial e incluso es un inculto pero se lo puede permitir. Si él está en un yate cada dos por tres y el resto de los humanos estamos picando piedra. Al final contagia esa alegría. Incluso a mí me contagia y cuando me meto en el camerino, esté como esté para mí es ponerme como el traje de Superman o de Superfelicidad. Sé que me va curar si estoy triste, más apagado.

¿Hay crítica social?

-Bastante porque lo que he querido hacer es que reflexionemos a través de esa visión superficial de las cosas. También opinamos sin saber, sin profundizar. Profundizar no está de moda. Las redes sociales generan un montón de opiniones sin base, sin estudio, sin saber si es real…

¿Qué tiene Fabiolo de Rafa?

-Creo que ese espíritu de jugar, de hacer reír, de sorprenderse por las cosas. Fabiolo es un curioso y no tiene vergüenza a la hora de preguntar a una señora que viene al teatro y decirle cómo viene vestida así.

¿Y Rafa de Fabiolo?

-Me he vuelto un poco pijo. Este espectáculo lleva unos cuantos años y gusta a todo tipo de espectro social. Gusta desde gente muy antisistema hasta un pijo redomado en el que ven a Fabiolo a un personaje que les hace mucha gracia. Me hace gracia porque nunca encuentro a nadie que me diga: soy como Fabiolo.

¿Cómo surgió la idea de este ‘show’?

-Nació en las calles de Madrid. Estaba haciendo una permorfance en la que iba de plaza en plaza, de terraza en terraza haciendo un sketch sobre un tipo que estaba promocionando la candidatura olímpica de Madrid.

Y además de ‘Solo Fabiolo’, ¿en qué está inmerso?

-Tengo mi propia compañía con la que llevo Solo Fabiolo y Hey Bro Hipster, mi segundo espectáculo. Es de creación propia junto Alberto Gálvez, que es el dramaturgo que me ayuda a escribir los textos. Es una sátira de los hipsters. Tenemos una sátira de los pijos, otra de los hipsters…

¿Cuál va a ser la siguiente?

-Una sátira de la divulgación científica. La tecnología y los descubrimientos están avanzando tanto… hay muy buenos divulgadores en Youtube… Mi propósito no es hacer un monólogo científico, es generar un científico loco sin caer en el tópico. Al igual que Fabiolo no cae en el tópico sino que va más allá. Y el hipster tampoco.

Volviendo a su visita a Bilbao, ¿qué espera?

-He actuado varias veces en Bilbao y espero que disfrutemos todos juntos. Van a ser risas aseguradas. Sobre Euskadi dicen que quizá sea el público más serio pero es porque le parece serio lo que va a ver. Luego te lo agradecen mucho. Es un público atento y con mucho criterio.