durante la semana grande

Tres nuevas denuncias elevan a siete las agresiones sexuales en Donostia

El Ayuntamiento convocó un minuto de silencio en los actos de fiestas y canceló la última ‘disco festa’

Domingo, 19 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Donostia - Dos varones fueron detenidos ayer en Donostia acusados de sendos delitos de abusos sexuales a tres mujeres, dos de ellas menores de edad, registrados de madrugada en la ciudad, que celebra las fiestas de la Aste Nagusia.

Como consecuencia de estos dos nuevos episodios de violencia machista, la Junta de Portavoces del Ayuntamiento decidió convocar un minuto de silencio en todos los actos festivos de la tarde y suspender la última disco festa en las terrazas del Kursaal. La cancelación obedece a que ha sido en esa zona y en el marco de dicha actividad, que ha reunido cada noche festiva a gran cantidad de adolescentes, en la que ha ocurrido uno de los episodios de violencia machista de la pasada madrugada y también el más grave de la Aste Nagusia donostiarra, la presunta violación a una menor cometida el viernes y por la que dos chicos, también menores, fueron detenidos.

Según informó el Ayuntamiento de Donostia, la Policía Municipal recibió ayer una denuncia por un supuesto delito de abusos sexuales a una menor ocurrido poco antes de las 2.00 horas de la madrugada. La víctima se encontraba al parecer con una amiga disfrutando de la fiesta de música con pinchadiscos que se desarrollaba en la zona del Kursaal cuando un joven le agarró del brazo e intentó llevarla a la playa mientras trataba de besarla en la boca.

Tras conseguir zafarse de él, la chica requirió a dos agentes de la Guardia Municipal que estaban en el recinto y que procedieron a detener al presunto autor. Este joven fue trasladado a dependencias de la Policía local, que investiga su presunta implicación en otra denuncia por una agresión sexual interpuesta el viernes ante la Ertzaintza.

En cuanto al segundo episodio de violencia machista de ayer, el Ayuntamiento donostiarra sólo ha informado de que se trata de un caso de “tocamientos” ocurrido en el contexto de las fiestas, la víctima cursó su denuncia ante la Ertzaintza y fue ésta la que practicó el arresto de un varón. - Efe