Urtzi Arrondo Entrenador del Gernika

“El objetivo era mantener el bloque y se ha conseguido, así que estoy muy contento”

Urtzi Arrondo llega al Gernika tras una buena campaña en el Beasain. (B. Guerrero)

Urtzi Arrondo coge las riendas de un Gernika que viene de sellar la mejor clasificación de su historia en Segunda B y su propósito es no perder la esencia

Una entrevista de J. Baraja - Lunes, 20 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO. Después de colocar al Beasain en la zona noble de Tercera durante las cuatro últimas campañas, Urtzi Arrondo (Beasain, 1980) recala con confianza en el banquillo del Gernika, en el que toma el testigo de un Jabi Luaces que ha dejado el listón alto. Los forales vienen de sellar su mejor clasificación en Segunda B, lo que les permitirá disputar una Copa en la que se medirán en primera ronda a la Cultural. Será en Urbieta, donde han logrado mantener a trece miembros de la plantilla del curso anterior e incorporar fichajes entre los que prima la juventud. Pese a que ya será la cuarta temporada consecutiva de los gernikarras en la división de bronce, sostienen una filosofía humilde y basada en futbolistas de la zona.

¿Qué sensaciones le está dejando la pretemporada?

-Buenas. Al ser un equipo nuevo para mí, he intentado conocer a los jugadores y que se conozcan entre ellos. No hemos tenido lesiones graves, que es lo más importante.

¿Qué tal le han acogido?

-Bien, tenía buenas referencias del Gernika y las expectativas se han cumplido. Me siento muy cómodo con los jugadores, con el cuerpo técnico y con el club. Solo tengo palabras de gratitud.

Los que pasan por ese vestuario destacan que en ningún sitio o en muy pocos encuentran un ambiente tan familiar. ¿Es cierto?

-Sí, contar con tanta gente del pueblo y otros jugadores que llevan tanto tiempo en el club da un plus de identidad. Hay algunos que incluso son de la misma cuadrilla. Eso da confianza tanto para ayudarse como para exigirse entre ellos. En un ambiente así, los nuevos también se acoplan más rápido. Ese equilibrio aporta mucho en el trabajo del día a día y también clasificatoriamente.

Mantiene a trece futbolistas que ya estaban en el equipo el pasado curso. ¿El mejor fichaje han sido las renovaciones?

-Era el objetivo. Cuando llegas a un club humilde que viene de hacer una gran campaña, es normal que toquen a muchos de tus jugadores, como así ha sido. Aunque algunos se han ido, la mayoría han preferido quedarse y estamos contentos. A partir de ahí, hemos buscado reforzarnos a base de jugadores con hambre. Estoy muy satisfecho con la plantilla.

Entre los nuevos se encuentra Igor Arnáez, lateral zurdo que el pasado curso se lo pasó en blanco por lesión. ¿Qué tal le ve?

-Es un jugador de mucho nivel y le va a dar un plus al equipo. La rodilla le está respondiendo bien y no ha sufrido molestias. Su aportación será importante en un curso duro y largo como el que nos espera.

Extraña que no haya reclutado a nadie del Beasain.

-Hay que tener en cuenta que geográficamente no está tan cerca. El primer objetivo era mantener el bloque del Gernika y se ha conseguido, así que estoy contento.

¿Queda alguna zona por reforzar?

-El mercado cierra pronto, pero estamos trabajando para incorporar a algún jugador de la zona defensiva. A ver si lo podemos tener antes de que empiece la liga.

Para empezar, visitan al Langreo, un recién ascendido. ¿Qué han podido averiguar sobre ellos?

-Estamos en ello. Es cierto que es más complicado al tratarse de un recién ascendido. Mantienen el entrenador y el bloque de la temporada pasada. Estos equipos suelen ser peligrosos porque llegan con mucha ilusión.

El estreno en Urbieta será ante el Sporting B, equipo que le privó del ascenso hace dos campañas con el Beasain. ¿Ganas de revancha?

-Casualidades de la vida. Es curioso, pero será un partido más. Será especial porque es el primer partido en casa. Saldremos con la intención de sacar los tres puntos sea cual sea el rival.

¿Qué cualidades le gustaría que tenga su Gernika?

-Quiero, sobre todo, no perder la esencia que ha mostrado el equipo en los últimos años. Que sea un equipo muy incómodo, intenso con y sin balón, con protagonismo en campo rival y que compita todos los partidos.

Además de la liga, disputarán la Copa. El sorteo les emparejó con el Mirandés a domicilio, pero quedó invalidado y se repitió. Así que su rival será la Cultural en Urbieta. ¿Se puede decir que salieron beneficiados?

-Es cierto que, más que por el rival, nos ha beneficiado por el hecho de jugar en casa. Hay que tener en cuenta que nuestros jugadores tienen sus trabajos y demás, por lo que viajar entre semana resulta incómodo. Vendrá mucha gente de Durango y viviremos un ambiente bonito.

Secciones