Los reyes de Zarautz

Artola y Albisu se calan la txapela tras ganar con notable solvencia a Irribarria y Rezusta en un duelo en el que los rojos se impusieron por 22-7

Oier Pérez - Lunes, 20 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO. Solvencia. La palabra con la que definir a Artola y Albisu en el día de ayer sobre el frontón de Zarautz. Los guipuzcoanos impusieron su estilo de principio a fin en una final en la que tanto Irribarria como Rezusta no acabaron de sentirse cómodos. Los rojos fueron amos y señores, pese a que los subcampeones inauguraron el luminoso. Pero la alegría no les duró demasiado, ya que los rojos estaban enchufados e impusieron su ley poco después de arrancar el partido. Todo hacía indicar que sería una final igualada, ya que Irribarria y Rezusta comenzaron fuertes imponiéndose con el 1-4 en el marcador. Puro calentamiento. Un Artola inspirado pisó el acelerador e impuso su estilo y ritmo. Enseguida igualaron el marcador, pero no contentos con ello, establecieron un 16-3 que dejaba claro de qué iba la pareja guipuzcoana.

Irribarria no tuvo su día. Cometió varios fallos impropios de un pelotari de su talla y Artola se creció. El de Alegia estaba pletórico. La solvente ventaja dio al delantero el margen de error necesario par poder jugársela. Siempre escoltado a la perfección por Albisu - nombrado hombre del partido-, dio un recital de recursos con los que la pareja azul no pudo competir. Iñaki estaba cómodo y lo hizo notar. Los rojos impusieron su ley dibujando un 17-4 en el marcador, pero en esto del frontón nunca se sabe, no sería la primera vez que se remonta un marcador adverso. Pero no fue así.

Albisu y Artola seguían crecidos. La solvencia que el zaguero mostró en la parte trasera permitió a su compañero inspirarse y dar espectáculo. Un Irribarria fallón sólo consiguió hacer un tanto más antes de que los rojos alcanzaran la veintena. La reacción parecía algo imposible. Nada más lejos de la realidad.

El tramo final del partido sólo fue un trámite para Artola y Albisu. Un par de tantos de los azules hicieron atisbar una pequeña reacción, pero la renta era demasiado holgada para poder voltear el luminoso. La épica se quedó en 21-7, ya que Artola falló un par de pelotas sencillas. Probablemente fruto de la confianza que le proporcionó el marcador favorable y su estado de forma. El de Alegia sentenció la final y acabó vistiendo la txapela que le acreditaba como campeón de Zarautz junto con un Albisu que mostró su mejor cara. En resumidas cuentas, un duelo en el que los rojos hicieron valer su jerarquía desde el primer minuto. El rival no fue capaz de voltear un marcador que, salvo en el primer tanto, tuvieron en contra de manera abultada. Albisu puso el lienzo, una seriedad y resolución impresionante. Y todo fondo necesita un gran artista, y Artola hizo las veces de ello. Una merecida txapela tras una final que no tuvo color y dejó a Irribarria y Rezusta con ganas de revancha.

Hoy tendrá lugar la primera jornada pelotari de la Aste Nagusia. A las 18.00 horas serán Elordi y Erasun quienes den el pistoletazo de salida en el Bizkaia Arena. A continuación, Irribarria y Rezusta tendrán su revancha. El duelo disputado ayer en Zarautz tendrá su réplica en Bilbao y la pareja, hoy perdedora, esperará brindar a sus seguidores una mejor imagen de la que mostró ayer. El postre correrá a cargo de Ezkurdia y Víctor que pondrán el colofón a un día de festividad y disfrute.