La vida social

Un burladero bajo la vidriera

X. Legarreta, Iñigo Iturrate, Leire Gondra, A. Garate y A. Cuadrado.

El atrio del Carlton bulle de ambiente festivo durante Aste Nagusia

Javier Gamboa - Lunes, 20 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

ASTE NAGUSIA vino al mundo hace 40 años en El Arenal. Tuvo un bautizo humilde, en una pila llena de agua de Bilbao, y sus madrinas y padrinos fueron los vigorosos movimientos asociativos y vecinales de aquel momento. Fue creciendo. Logró el compromiso institucional. Y, poco a poco, colonizó toda la ciudad. Primero, el Casco Viejo. Y, después, el otro lado de la ría: Jardines de Albia, el Ensanche, Abandoibarra, Etxebarria, el parque de Doña Casilda, Indautxu y más allá.

Uno de los espacios que ganó Aste Nagusia para la fiesta hace unas décadas fue el de los hoteles. Los atrios de estos establecimientos suelen ser lugares transitados por personas que sufren la prisa de irse o gozan de la de llegar. Trajinan maletas con ruedas. Y hablan mil lenguas que solo los atentos empleados son capaces de descifrar. Las conversaciones versan invariablemente sobre tarifas, habitaciones, taxis y fechas. Los hoteles son nidos de temporada para aves migratorias.

Sin embargo, el tiempo y el esfuerzo de los profesionales han transformado los atrios de los hoteles de Bilbao en lugares imprescindibles para Aste Nagusia. Son las txosnas de la gente que prefiere música un poco más baja, aire acondicionado y una diversión relajada. Además, constituyen el punto perfecto para saludar a actrices, cantantes de gira, performers, danzarinas, periodistas resacosos, deportistas con día libre, toreros, escritoras y rejoneadores. Y, por supuesto, gente cuyo rostro le suena a todo el mundo por este o aquel olvidado motivo.

EL CARLTON

En el Carlton, todo un clásico, arman un burladero colorado bajo la la magnífica vidriera elíptica del salón al que se accede desde el atrio. Un atrio que ocupa el animado set de entrevistas de Tele 7. Y también un estudio móvil de Radio Popular. Además del rincón del Club Cocherito, en el que Blanca Llarena y María Eugenia Ruiz atienden a quienes buscan libros y revistas taurinas o merchandising del club que va desde corbatas hasta almohadillas para asentar la retaguardia en blando durante las corridas de Vista Alegre. Un nutrido grupo de personas abandona la sala adjunta porque acaba de terminar una conferencia, a juzgar por los sombreros y gorras, muy probablemente sobre el momento de la tauromaquia.

El Carlton habilita distintos espacios: el propio burladero, la terraza de García Campos, sobre la plaza Moyúa, y otra terraza para quienes busquen la umbría y tranquilidad de la calle Elcano.

Pasaron ayer por el Carlton las actrices Silvia Espigado , de Cuentame, Marta Urcelay y Sofía Alves;los actores Kepa Gallego, Lander Otaola, intérpretre de Pichichi, y Josu Ormaetxea, así como el cantante Iñaki Uranga y Celso Cleto. Todos acudieron a charlar con el popular Borja Elorza.

Se encontraba en el burladero uno de los padrinos fundadores de Aste Nagusia, Marino Montero, acompañado por su sobrina, Mónica Luengo, Elena Marsal, Iranzu Arginzoniz, de Jai Alai Fest, y María Gordillo. No tardó en llegar, junto a la edil Beatriz Marcos, otro de los iconos de las fiestas de Bilbao, José Antonio Nielfa, ‘La Otxoa’, de rojo y blanco. Disfrutaban del ambiente la cónsul de Chile, Iratxe de Madariaga, y el elegante Álvaro Díaz de Lezana.

De cosas de toros hablaban el periodista mexicano Emilio Méndez y el apoderado del matador Saúl Jiménez Fortes, el madrileño Nacho de la Serna, nieto del recordado maestro Victoriano de la Serna. Cargada de energía estaba la periodista Leire Gondra, en cuadrilla con el parlamentario Iñigo Iturrate, Xabier Legarreta, Asier Garate y Antton Cuadrado. También se dejaron ver por el Carlton Jon Marín, Esther Fernández o Asier Urkijo, entre otros.

Secciones