Duermen en la calle

Juan Carlos Audikana Gasteiz - Martes, 21 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Es verano, época del año en la que muchos inmigrantes llegan a las costas españolas. Luego los meten en autobuses y los envían camino de Europa por el norte de España. Llegan a unos pasos de la frontera con Francia, y parón en seco, la gendarmería no permite el paso por la frontera y si son vistos y detenidos son reenviados en caliente al otro lado de la muga. (...) ¿Y qué hacen? Acuden a algún refugio de la ciudad de Irun donde pueden trasnochar 3 días, al final son devueltos a la calle y deben buscar sus medios, bajo puentes, bajo tejados o en la cercana muga para esperar el cansancio de la gendarmería que les permita correr, coger un tren, autobús o por algún medio para llegar a esa Europa deseada. Me sucedió hace unos días, dando una vuelta por las alturas de Hendaia me encontré una pareja de hombres de color, sin mochilas ni bolsas y me preguntaron a su manera para llegar a San Juan de Luz. Les indiqué el sentido de la carretera. ¡No, no! Ellos querían ir a través de caminos y laderas. Les dije que tenían unos kilómetros por delante y se alejaron a paso rápido. Espero que hayan llegado a su destino y hayan encontrado un poco de calor humano a pesar del calor atmosférico que en estas fechas padecemos.